Salud y belleza » Alimentación, Dieta

La alimentación como un método para calmar la ansiedad

Sin Comentarios

La ansiedad es un problema que se caracteriza por cierto sentimiento de compulsión relacionado con el incremento de las facultades perceptivas ante la necesidad del organismo de incrementar el nivel de algún elemento (puede estar satisfecho o no; el hombre padece la sensación de necesitarlo igualmente).

Tratándose de una dieta para ansiosos no se puede hacer otra cosa más que saltar los preámbulos, dejar de lado las introducciones y pasar, simplemente, a las bases del sistema nutricional. ¿O acaso no es lo que los ansiosos esperan?

Día Nº 1

Mañana: juego de dos pomelos sin edulcorante; café con leche descremada y edulcorante; una tostada de pan salvado con mermelada de naranja.

Tarde: un medallón de lomo; una ensalada de brotes de soja, zanahoria rallada, huevo duro (sin yema), lechuga, tomate, pepinos y apio; una manzana verde.

Colación: infusión a gusto; dos galletas de arroz con queso blanco

Noche: un tazón de verduras cocidas al vapor o hervidas; una ensalada de zanahoria apio y cebolla; una gelatina diet con frutas cortadas.

Día Nº 2.

Mañana: una taza de leche descremada; media taza de cereales sin azúcar; café con edulcorante.

Tarde: dos salchichas; media calabaza hervida; una ensalada de zanahoria y tomate; una pera.

Colación: una plato de postre con cereales.

Noche: una pechuga de pollo con limón; un plato mediano con acelga salteada en aceite vegetal con ajos; media taza de ricota con edulcorante.

Día Nº 3.

Mañana: jugo de dos naranjas; un tazón de café con leche descremada con edulcorante; dos galletas de arroz con ricota descremada y mermelada.

Tarde: dos filetes de pollo de mar con limón a la parrilla; ensalada con huevo duro; ensalada de frutas.

Colación: infusión a elección.

Noche: dos salchichas; una taza de caldo desgrasado; una plato de zanahoria rallada con acelga hervida; una pera.

Día Nº 4.

Mañana: jugo de dos naranjas; una rebanada de pan tostado; infusión sin azúcar

Tarde: una taza de caldo; una pieza de pollo sin piel; un plato pequeño de calabaza hervida; una mandarina.

Noche: dos bifes de hígado a la parrilla; medio tomate relleno con arroz; una banana.

Día Nº 5.

Mañana: una porción de melón; una manzana verde; té o café sin azúcar.

Tarde: un plato de ensalada mixta; media taza de guisantes; dos rodajas de merluza al horno; una porción de tarta de ricota descremada.

Colación: una tostada de pan de salvado con mermelada sin azúcar e infusiones edulcoradas.

Noche: dos berenjenas al horno rellenas con carne picada; un plato pequeño de ensalada mixta; una porción de helado descremado.

Sábados y domingos: repetir cualquier rutina del 1 al 5.