Salud y belleza » Alimentación, Salud

Los alimentos y sus etiquetas

Sin Comentarios

Aquí una incomoda y perturbadora verdad social: todos los seres humanos así como también los objetos -en el sentido más amplio de aquella palabra- llevan consigo una etiqueta. Sí, en efecto, todo hombre y toda mujer ha nacido bajo una marca, bajo un sello, bajo un símbolo y permanece junto a él de por vida; exactamente igual que cualquier bien de consumo.

Por supuesto, resulta infinitamente más sencillo y llevadero pensar que solo los alimentos u otros productos poseen un “código de barras” y que los tiempos en los que el hombre era catalogado como un número han muerto junto con el nacionalsocialismo alemán, ahora el ser humano es libre, es autónomo, es soberano de sí mismo. ¿Es?

Por mucho que nos pese, tomar un documento de identidad, un acta de nacimiento o un pasaporte es casi lo mismo que coger una lata, un paquete o una botella y observar su etiqueta (para peor, el hombre no solo es un producto, ¡Encima es uno de rápida caducidad pues un vino puede permanecer cientos de años sin echarse a perder pero un hombre con suerte vive la mitad de ese tiempo con dignidad!).

Bien, siendo éste blog un espacio dedicado a la salud (a veces también a algo más) nos centraremos, no en las etiquetas del hombre como producto, sino en cambio en las etiquetas de los productos que consume el mismismo hombre.
Pues, así como un pasaporte nos limita la elección de nuestros rumbos, las etiquetas de los alimentos también nos restringen la elección… de nuestros alimentos.
Descubramos de qué manera ocurre esto.

Para comenzar el repaso bien vale preguntarse, ¿qué hay detrás de esos números, esos valores, esas cifras tan extrañas halladas al dorso de todo alimento? Bien al escoger un producto, básicamente tenemos que analizar los siguientes datos…

Las calorías
“Kcal.” es, por supuesto, la sigla que corresponde a las calorías correspondientes a cada porción del envase. Surgen muchas confusiones con esto pues algunas paquetes de, digamos galletas, tienen un “x” valor de calorías pero no se trata de las del paquete sino la porción que pueden ser “seis galletas”, “siete galletas”, etc. Por ende, debemos tener en cuenta la ración que se estipula.

Las grasas
Hablamos principalmente de las grasas sanas como mono y poliinsaturadas y las grasas que no lo son y que debemos limitar su consumo tales como las saturadas o las trans. Como vemos, el cartel “0% de grasas” de nada sirve sino atendemos a qué tipo de grasas hace referencia el aviso.

El colesterol y sodio
Aquí sí no pueden existir confusiones: el colesterol y el sodio son elementos que siempre vienen detallados. Deben limitarse su consumo, prestar atención a las cifras que acompañan la etiqueta y luego analizar según el estado de salud y las recomendaciones médicas de cada individuo

Total de carbohidratos
Este número incluye principalmente los valores dados por azúcares, fibra dietética (también otros menos conocidos).

Light
Un término sumamente caprichoso. Ejemplo: la mayonesa “light” no es mayonesa dietética sino mayonesa con menos calorías o grasas que la tradicional. Tal episodio se repite con todos los alimentos, “light” solo es un sello bajo el cual una marca da a conocer que el producto de turno está basado en uno similar pero, en éste caso, ciertos elementos han sido reducidos (no eliminados).

Más consejos de salud y belleza : ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.