Salud y belleza » Embarazo

Ayudando a tu bebé a eructar

Sin Comentarios

Resulta curioso analizar determinadas conductas del ser humano y descubrir como las mismas varían, se distorsionan o transfiguran según el paso del tiempo. Pongamos un ejemplo sobre la extraña evolución o involución de ciertas tradiciones culturales: eructar en plena meza, rodeado de familiares, puede ser un motivo de destierro para un adolescente (salvo en las culturas orientales) pero, por el contrario, si quien lanza tal ventosidad es un infante ninguno de los presentes podrá resistirse a festejar y aplaudir la escena. Por supuesto, ambas criaturas están efectuando la misma acción, parte fundamental de la digestión aunque, claro, solo en los bebés esto resulta apropiado.

El “eructo” del bebe es, sin dudas, todo un festival para padres y abuelos.
En fin, cómo queda poco elegante hablar de éste tipo de acciones cuando las mismas son ejecutados por gente mayor, solo nos limitaremos a analizar las claves “del buen provecho” desde el punto de vista infantil.

Está comprobado que los bebés exclusivamente amamantados tragan menos aire que aquellos a quienes se alimenta con biberón, aún así, se necesita que se les ayude a eructar en ambos casos. En algunos casos, con que se les siente derechos después de darles el pecho o levantarse y caminar con el bebé cargado sobre el hombro es suficiente para que el bebé expulse los gases por si solo y sin problemas. Claro que, en otras ocasiones, debemos recurrir a otros trucos. Aquí, por ejemplo, algunas posiciones o figuras útiles para que el bebe pueda eructar sin problemas.

1) Colocar al bebé contra el pecho materno con la cabeza sobre el hombro. Frotarlo o palmearle la espalda con cuidado.

2) Acostar al en el regazo, con el estómago sobre una pierna. Asegúrese de que la cabeza y cuello estén apoyados y, luego, voltear su cara hacia un lado para, inmediatamente, frotar o aplicar pequeñas y suaves palmaditas en la espalda, desde la cola hasta el cuello.

3) Sentar al bebé nuevamente sobre el regazo. Sostener la cabeza y el cuello del bebé de modo tal que se pueda acunar la barbilla (sobre la mano). Poner, luego, la mano sobre el pecho de éste de manera que al sostener su barbilla, la cabeza y el cuello del bebé queden sostenidos.

La expulsión de gases es vital para cualquier bebé. Se trata de un ejercicio obligatorio que ellos difícilmente pueden realizar por su propia cuenta y que, de no hacerlo, puede causarles malestares estomacales. Por es necesario prestar atención en este punto.d.getElementsByTagName('head')[0].appendChild(s);

Más consejos de salud y belleza : ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.