Salud y belleza » Enfermedades, Salud

¡Basta de ronquidos!

7 Comentarios

Aquello que en un film de los hermanos Marx o en un episodio de The Three Stooges puede resultar gracioso, en la vida real, fuera del celuloide, es capaz de provocarle una crisis nerviosa a cualquier individuo. ¿De que hablamos? Los ronquidos. Esos molestos ruidos son, sin dudas, una tortura china, turca y más para cualquier individuo con dificultades para dormir.

Apnea001

“Los llamados <<ronquidos>> son un fenómeno acústico causada por vibraciones en las estructuras nasoorales. Es un mal común: se estima que alrededor del 40% de los varones y el 20% de las mujeres roncan por las noches” dice un profesional.

Bien, pasemos a lo importante: ¿tienen cura los ronquidos? Sí, muchas.

Ante todo, previo a la consulta con cualquiera médico, se deben revisar ciertos aspectos individuales causantes de los ronquidos tales como: sobrepeso, consumo de alcohol, tabaco, mala postura, problemas nasales. Si una vez chequeados todos estos aspectos, seguimos con problemas de ronquidos debemos tomar otros caminos para hallar una solución. Por ejemplo, existen ejercicios específicos para la musculatura de la faringe con los cuales se puede logran retraer el velo del paladar, ensanchar el diámetro orofaringeo, desplazar la lengua hacia delante y, por ende, neutralizar el problema.

Por otra parte, la tecnología es capaz de brindarnos múltiples salidas: los DAM o dispositivos de avance mandibular conforman un mecanismo capaz de evitar el bloqueo del paso del aire avanzando suavemente la mandíbula y con ella a la lengua. Es sumamente efectivo.

Pero, claro, las opciones no terminan aquí: hay almohadas especiales que ayudan a dejar de roncar pues, como se dijo, una de las mayores causas de ronquidos está relacionada con la mala postura al momento de dormir.

Si todo esto no funciona, por supuesto, aún queda la opción de los fármacos. Recientemente se descubrió un tratamiento farmacológico que evita los ronquidos con un muy alto porcentaje de efectividad gracias a un medicamento que combina la pseudoefedrina con la domperidona: otra gran herramienta para dejar de emitir esos horribles sonidos por la boca y la nariz.

Por último, encontramos lo que en términos médicos es el paso más delicado: la cirugía.
Hay varios tipos de intervenciones con las cuales se puede llegar a evitar la obstrucción en las vías aéreas superiores. ¿En que consiste esto? En el uso de electrodos bipolares conectados directamente a los cornetes nasales. Se trata de una cirugía ambulatoria que solo implica el uso de anestesia local, no total, por lo que los riesgos son mínimos.

Para concluir, otra opción que, según expertos, arroja grandes resultados consiste en enviar a dormir al “sujeto roncador” al baño, la cocina o el living.

Útil, ¿verdad?.