Salud y belleza » Salud dental

Bruxismo (o morder la mano que da de comer)

Sin Comentarios

El cigarrillo, la droga, el alcohol y el bruxismo, ¿qué tienen en común estas cuatro palabras? Todas ellas representan un hábito malo, peligroso y dañino para la salud.

Por supuesto, en el caso de las tres primeras opciones se trata, además de un habito, de un vicio, es decir, de una situación que antes de ser un problema fue una decisión (más bien una mala decisión tomada en un momento de flaqueza y quese transformó en un exceso).

El bruxismo, en ese caso y solo en ese caso, es peor: no se elige, es involuntario desde su arranque. Pero, en fin, esto solo se trata de un juego semántico: odiosas son las comparaciones, dicen por ahí.

“Bruxismo es el hábito involuntario que tienen ciertos individuos y que consisten en apretar o rechinar las estructuras dentales” nos aporta un profesional de la odontología.

Según datos oficiales, el bruxismo afecta entre un 10% y un 20% de la población por lo tanto, como lo dicen los números, se trata de un mal más común de lo que se piensa.

Por ser una enfermedad originada por cuestiones psicológicas pero, a su vez, expresada por medio de la fuerza física, las consecuencias del bruxismo abarcan muchos factores tales como el desgaste de las encías, la perdida de esmalte de los dientes junto con su fuerza, insomnio, dolor e inflamación de la mandíbula, migrañas, dolor de oídos, dolor de cara (reflejo) y problemas de la articulación temporomandibular.

De acuerdo a su agresividad, el bruxismo puede separarse en tres niveles.

  • El grado uno es el llamado “de hábito Incipiente” pues es ocasional y fácilmente tratable.
  • El segundo nivel, se denominado “de hábito establecido” en este caso afloran las cuestiones psicológicas, la ansiedad esta presente, también el estrés; puede ser reversible aunque si no es tratado puede desarrollarse un grado tres.
  • El último grado, que es el más poderoso, aquí la problemática rechinante se encuentra fortalecida y asentada; las lesiones en las estructuras dentofaciales son de considerable magnitud y en algunos casos las lesiones son permanentes. El tratamiento de los casos de grado tres puede variar de acuerdo a como este de avanzado el bruxismo.

Tal como se menciono anteriormente, no existe un tratamiento único y universal o, de hecho, alguna cura o solución certera para aplicar en los sujetos que sufren burxismo. Para curar tal hábito se debe atacar la problemática desde todos los frentes. Es necesario atender a las cuestiones psicológicas para bajar la ansiedad y el estrés pero, a su vez, tampoco se puede descuidar la aplicación de solución localizada, es decir, también es vital aplicar alguna herramienta en la boca del paciente (sobretodo al momento de dormir que es cuando se hace presente el bruxismo). El uso de frulas oclusales y la practica de fisoterapia como metodo de relajación suelen dar buenos resultados.

Más consejos de salud y belleza : , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.