Salud y belleza » Alimentación, Dieta, Enfermedades

Sobre la cocción de los alimentos

Sin Comentarios

A decir verdad, no existen muchas diferencias entre tomar un cocinero sin experiencia y colocar, entre sus manos, la figura de un pez globo (el famoso animal acuático que alberga pequeñas  dosis de veneno en sus entrañas) o un trozo de carne de cualquier otro animal pero mal conservada para que éste, luego, nos lo sirva y nos deleite.

Los riesgos, salvando las distancias propias de cada elemento, son similares pues, en efecto, ingerir cualquier tipo de carne en mal estado, no importa de qué animal ésta provenga,  representa un peligro casi igual al causado por la ingesta de veneno.

Sí, señor, señora: la carne descompuesta alberga infinitas bacterias capaces de dejar en grave estado a un hombre sano. Es por eso que es vital, no solo la conservación de los alimentos (ya hemos hablado de la cadena de frío y otras variantes en ocasiones anteriores) sino también el modo de cocción.

Pero, ¿qué es la cocción? Sencillamente es una operación culinaria que se sirve del calor para que un alimento no solo sea más sabroso y apetecible sino también más sano para el organismo humano. Más allá de recetas que circulen por distintos espacios, desde el punto de vista medicinal siempre es más peligroso comer alguna variante de la carne o el pescado de modo crudo, que cocido.

Al momento de cocinar nuestros alimentos, o al menos algunos de ellos, debemos tener en cuenta puntos como los siguientes:

  • Evitar servir carnes que no estén suficientemente cocidas (particularmente carne molida, el cerdo y el pollo deben encontrarse cocidas de forma exacta)
  • No excederse con los trozos que se prueban al momento de la degustación o evaluación de la carne próxima a servirse;
  • No preparar comidas con anticipación desmedida (plazo máximo: 10 horas antes de ser consumidas; asique evite invitar a su casa a esos parientes que siempre llegan tarde y, al fin y al cabo, no estará haciendo otra cosa que salvarles la vida);
  • Asegúrese siempre de que la cocción interna sea completa (74ºC); prestar especial atención al momento de recalentarlas.

También vale aclarar que, por regla general, para mantener alimentos calientes la temperatura debe ser superior a los 60ºC y, en cambio, para mantenerlos fríos la temperatura debe ser inferior a 4ºC (fría de verdad y no a medias, pues de ese modo tampoco sirve).

Asique ya sabes: la próxima vez que le quemes la comida a tu familia utiliza como alegato de defensa este artículo sobre los peligros de comer carne poco cocida.

Más consejos de salud y belleza : , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.