Salud y belleza » Alimentación

Cocina clásica para vegetarianos (I)

Sin Comentarios

“Lactuta in cibis aviditatem incitat”. Quiénes subestiman los inicios y la historia de esa famosa tendencia natural relacionada con el no consumo de carne conocida bajo el nombre de vegetarianismo deberían prestar atención a aquella frase.

Tal como habrán adivinado gracias al registro desinencial, el texto está escrito en latín, una lengua clásica,  sudo significa podría traducirse en algo así como “la lechuga entre los manjares, excita el apetito”.

Como vemos, ya en ese entonces, hace varios siglos atrás, existía un exaltación por el consumo de elementos naturales y vegetales (eso no significa que, como ahora, aquellas formulas no se combinaran también con carne, vale decirlo).

El idioma latino bien puede haber fallecido en el tiempo, más el vegetarianismo aún goza de buena vida y, precisamente para continuar “preservando su salud”, presentamos un repaso, dividió en dos notas dada su extensión, con algunas recetas vegetarianas.

¡A hincar el diente! O, como decían los latinos, “salivam movere” (NdeR: la expresión “a mover la saliva” se utilizaban como forma simbólica cuando el apetito acechaba).

Colchón de arvejas

Ingredientes: dos latas de arvejas frescas o, en su defecto, medio kilo de de arvejas naturales hervidas, un morrón, una cebolla, dos dientes de ajo, tres zanahorias, cuatro huevos, cuatro cucharadas de aceite de oliva, sal y pimienta a gusto.

Elaboración: en una sartén, calentar el aceite y la cebolla picada. Completar con el ajo, los morrones y la zanahoria. Revolver durante dos minutos, sumar las arvejas, condimentar a gusto y mezclar. Sobre la mezcla: hacer cuatro huequitos, y colocar en ellos los huevos sin romper, cerrar la sartén, los huevos (coagulados). Servir.

Tortilla de cebolla

Ingredientes: tres cebollas, cinco cucharadas de aceite de oliva, dos cucharadas de albahaca y perejil picados, cinco huevos batidos, sal y pimienta a gusto.

Elaboración: una vez peladas, lavadas, cortadas las cebollas poner a calentar el aceite en una sartén. Ya caliente éste, dorar las cebollas, con la albahaca y el perejil y revolver durante un par de minutos. Escurrir el aceite para evitar cargas, añadir los huevos (batidos) y mezclar todo (condimentar en el proceso). Cocinar un minuto de cada lado luego dar vuelta. A disfrutar.

¡No te pierdas la segunda parte del análisis con muchas más recetas clásicas ideales para preparar el mejor banquete entre vegetarianos! Porque se puede comer sano sin la necesidad de consumir carnes y, por sobre todas las cosas, también se puede cocinar rico y sabroso…

Más consejos de salud y belleza : , , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.