Salud y belleza » Alimentación

De la A al Zinc

1 Comentario

Existen numerosos elementos considerados fundamentales para el óptimo desarrollo del organismo humano. El zinc, más allá de circunstancias orientadas al orden alfabético, es uno de los más importantes por lo que merece un lugar de privilegio en esa hipotética lista: no la cola, sino más bien la cabeza. En éste articulo descubriremos las razones de ello y muchas otras cosas más. De la A al Zinc.

Especialistas definen al zinc o cinc (por favor, utilicemos el nombre con Z pues, de otra manera, estaríamos atentando contra las primeras cinco líneas de ésta nota) es un elemento químico de número atómico 30 y símbolo Zn situado en el grupo 12 de la tabla periódica de los elementos. El término proviene del alemán, Zincken o Zacken, para indicar el aspecto con filos dentados del mineral calamina.

Estas cuestiones, como vemos están más emparentadas a la química, que a la ciencia de la medicina o la salud. Entonces, de acuerdo a los fines prácticos, también podemos agregar sobre el zinc que se trata de un mineral sumamente  importante para la división y el crecimiento de las células y también para mantener, en plenitud, el funcionamiento del sistema inmune.

Pero el zinc no solo se limita a intervenir en esos procesos, sus beneficios abarcan mucho más. Veamos algunos ejemplos de las bondades del zinc: fortalece los pulmones y el sistema digestivo, ayuda a liberar dióxido de carbono, contribuye en la fertilidad del hombre, funciona como antioxidante y mucho más.

Si quisiéramos definir al zinc por “contraposición” podríamos sostener, entonces, que una carencia de este componente puede causar problemas tales como retardo en el crecimiento y madurez sexual, problemas de recuperación o saneamiento de heridas y hasta cierto envejecimiento prematuro.

El Zinc puede ser fácilmente hallada en alimentos como, por ejemplo, las ostras; quizás la fuente más rica de entre todas. Aun así, también representan un interesante “oasis” de zinc ciertas carnes, algunos granos leguminosos, determinados lácteos, el germen de trigo y los cereales fortificados.
Un hombre de, digamos, unos veinte años, para estar sano y en forma, debería consumir aproximadamente 14 mg (en el caso de los niños menores a seis meses, con solo 2mh alcanza).

Por cierto, no es necesario acudir a los suplementos u otros productos comerciales para incorporar zinc, basta y sobra con echar mano a los productos que antes hemos mencionado. Aún así, ciertos hombres o mujeres con tendencias alimenticias definidas (vegetarianos o intolerantes a la lactosa) bien pueden consumir esos suplementos siempre y cuando sean confiables para, así, estimular su organismo.

Más consejos de salud y belleza : , , , ,

One Comment »

  • Trucos para combatir la intolerancia a la lactosa (I) said:

    [...] el caso, pues, de la intolerancia a la lactosa: ciertos sujetos consumen, a diario, y a gusto, los lácteos que más prefieren, y otros no pueden hacerlo, pues de caer en ese hábito pasarían a sufrir un [...]

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.