Salud y belleza » Enfermedades, Salud

Habla más fuerte que no te escucho

Sin Comentarios

Disfonia

Imagínese a usted mismo, fanático del fútbol, estando en el “Soccer City Stadium” de Johannesburo presenciando la final de la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010. De un lado, por supuesto, está “la Roja”; del otro el conjunto italiano. El partido está empatado sin goles y el reloj marca que el tiempo reglamentario ya se ha cumplido. En esos segundos finales de descuento, “el niño” Torres, toma el balón en mitad de cancha, elude a un jugador, elude a otro, a otro, a otro, define sobre la salida del arquero Buffón…¡y marca gol!

Esa es la mejor definición que se nos ocurre para “disfonía”: usted gritando “España campeón” y levantándose al otro día sin voz.

Por supuesto, los especialistas tienen otro modo de definir esa patología: “disfonía es el término con el que se conoce a todo trastorno de la voz cuando se altera la calidad de ésta en cualquier grado exceptuando el total (en ese caso se denomina directamente afonía)”.

Las disfonías se clasifican según su etiología y manifestaciones clínicas: hay disfonías funcionales y orgánicas. Las primeras son las más comunes, es decir aquellas causadas por un sobresfuerzo vocal, mientras que las orgánicas surgen a causa de alguna patología particular.

Los médicos otorrinolaringólogos dan una serie de pautas para prevenir disfonías: evitar el tabaco, mantenerse alejado del alcohol y de la cafeína, beber abundantes líquidos (agua, en particular), humidificar el ambiente, alejarse de especias picantes y comidas extremadamente condimentadas, no gritar ni forzar la voz cuando nos encontramos bajo los efectos de algún tipo de disfonía (en cuyo caso se debe dejar descansar las cuerdas vocales, la garganta y todo el aparato fonador en general), llevar una dieta sana.

A su vez, también existen varias recetas para curar o aliviar los síntomas de las disfonías funcionales leves (las otras, por supuesto se deben tratar con un profesional).

¿Los métodos más útiles? Beber una infusión preparada a base de semillas de anís y un poco de miel (se le puede agregar una cucharadita de algún licor para mejorar el sabor); preparar otra infusión mediante la mezcla de clara de un huevo, zumo de limón y azúcar a gusto. O beber, lisa y llanamente, el jugo de un limón, con tomillo y miel.

En fin, éstas son algunas de las pautas más importantes que debemos tener bien en cuenta para cuidar nuestra voz tal cual lo haría Susan Boyle. Claro que ella, seguramente, no entiende lo importante que es para España la obtención de una Copa del Mundo…

Más consejos de salud y belleza : , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.