Salud y belleza » Salud

El salón de la infamia: el Guiness y la salud

Sin Comentarios

Escasos son los textos capaces de espantar a un profesional tan instruído en el ejercicio de la lectura (o incluso en la tarea del “espanto”) como lo es un médico: el “Guiness World Records” es, si dudas, uno de ellos. Como todos saben, “Guiness” es el nombre que recibe el famoso manual sobre records que alberga una colección de datos en base a diferentes records mundiales, tanto logros humanos como del mundo natural.

Esto parece inofensivo cuando se observan pruebas como, por ejemplo, la del sujeto que “más torneos de balero obtuvo” o el hombre que puede “tocar dos guitarras al unísono”. Pero, en los últimos años, una categoría peligrosa ha ganado popularidad dentro de estos records: cada vez son más los individuos que arriesgan su integridad fisica, su cuerpo, solo para poder entrar en este libro de records.

“Es realmente un horror y, de hecho, debería ser un delito exponer el cuerpo a ciertos riesgos solo por ganar algún premio. Las pruebas que incluyen algún tipo de riesgo fisico para el organismo, no tendrían que estar permitidas. Es realmente, un delito moral” confiesa un profesional de la salud.

El libro de los records Guiness se compone de ocho categorías, una de ellas es, lisa y llanamente, “seres humanos” y engloba los casos más extraordinarios relacionados con el cuerpo humano. Si bien algunos de los participantes no han tenido que exponerse (…más que al ridículo), otros directamente han arriesgado su propio cuerpo.

“Para el Guiness, por ejemplo, la obesidad es un motivo de risa, pero para muchos sujetos es una cruz que cargan durante toda su vida. Muchos sujetos mueren por problemas realcionados al sobrepreso y, de hecho, muchos otros no pueden o no saben llevar una vida plena. Es un tema grave: reirse de un obeso, mostrarlo en cámara cual si fuera una bestia es lo mismo que reirse de cualquier otro discapacitado” da su testimonio un nutricionista que ha dado su vida para ayudar a gente con problemas de sobrepeso.

Como vemos, la línea que separa el “show” y el “business” de lo “ético” o “moral” es realmente fina: aún así, a veces se cruza y, en determinados casos, directamente se salta.

Todos aún recuerdan el caso de Jennifer Strange, de 28 años de edad y madre de tres hijos, que murió tras beber más de dos litros de agua no para el Guiness sino para el concurso “Hold your wee for a Wii”. Lo que era un juego para ella, terminó siendo su muerte (y un vacío para sus hijos que no escogieron nada de eso).

Es justo reconocer que, en estos tiempo, todos, en mayor o menor medida, hemos incorporado a nuestro organismo espectáculos de baja calidad. Aún así, hay límites y no hay que ostentar el título de “hombre más inteligente del mundo” que da el record Guiness, y siempre queda vacante, para darse cuenta de ello.

Más consejos de salud y belleza : , , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.