Salud y belleza » Alimentación, Bienestar, Dieta

Formas prácticas de llevar la dieta a la oficina

Sin Comentarios

Con la vorágine diaria, el hombre tiende a descuidar aspectos fundamentales de su vida. Es decir, ¿acaso el trabajo es más importante que la salud? Naturalmente no: uno trabajar para vivir, mas no vive para trabajar (más allá de obsesiones laborales que, en su justa medida hablan bien del responsable a cargo). Sucede que cuando la vida profesional comienza a intervenir con la salud del hombre comienzan los desbarajustes.

La nutrición es, tal vez, uno de los puntos más difícil de adaptar: la convergencia “dieta-trabajo” parece imposible de alcanzar. Pero no lo es. En todo caso el único adjetivo que le cabe es difícil, pero nunca imposible. A continuación, por ejemplo, presentamos una selección de alimentos y menúes ideales para transportar a la oficina: platos simples, frescos y, por sobre todas las cosas, sanos. Para que recuerda que, antes que tu trabajo, está tu salud…a menos, claro, que te desempeñes como médico.

OPCIÓN A

  • Plato principal: pechuga de pavo asada.
  • Postre: fruta a elección.

Elaborar este menú es tan sencillo como parece. Solo hace falta mezclar en una fuente una cucharada de aceite, vino blanco, agua, comino, sal y pimienta y colocar, luego, un rollo de pechuga de pavo. Con respecto a la cocción, el pavo se cocina a 200º C durante cuarenta minutos (de cada lado).

OPCIÓN B

  • Plato principal: lenguado al roquefort.
  • Postre: yogurt descremado.

El lenguado al roquefort es una opción sumamente nutritiva y de sencillo transporte (dato que, por tratarse de una oficina, siempre viene bien). Primero se debe lavar el lenguado, luego secarlo y más tarde colocarlo en una fuente. Condimentar con nuez moscada, sal y pimienta y agregarle el jugo de limón. Finalmente colocarlo sobre papel de aluminio, llevarlo al horno y, una vez listo, cubrirlo con el roquefort.

OPCIÓN C

  • Plato principal: pastel de verduras.
  • Postre: una barra de cereal light.

El pastel de verduras pueden modificarse a elección: entre las bases para su realización se puede emplear zanahoria, espinaca, calabazas y muchas otras alternativas. De agregarle huevo, es preferible que sea solo la clara. Y, cuando hablamos de aceite, este tiene que ser de oliva.

Con estas tres opciones, podrás llevar la dieta a tu oficina y, así, no romper con ella. Cuidarás muchos aspectos al mismo tiempo: la línea (opciones bajas en calorías), la salud (platos nutritivos), el bolsillo (alternativas de bajo costo económico). Claro, también tu trabajo.

Más consejos de salud y belleza : , , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.