Salud y belleza » Alimentación

¿Ganar masa sin perder salud? (I)

Sin Comentarios

Uno de los principios básicos de la famosa ley de conservación de masa sugiere que “en una reacción química ordinaria la masa permanece constante, es decir, la masa consumida de los reactivos es igual a la masa obtenida de los productos”.

Básicamente, éste tipo de pensamiento científico confirma que “nada se pierde, todo se transforma”. E incluso, cuando hablamos del desarrollo corporal en el mecanismo humano, la regla también puede aplicarse en cierto modo: adquirir masa no significa perder salud sino, por el contrario, representa una transformación de propiedades (distinto es cuando hablamos de calorías, o tejido adiposo, pues si existen dietas para deshacerse).

“A diferencia de las dietas para bajar de peso, aquellas que apuntan a ganar puntos sobre la báscula y también obtener masa pueden ser más laboriosas. Sucede que, en el caso de ganar peso, estamos hablando de un sistema por el cual, nuestro cuerpo tiene que recuperar el doble de las calorías quemadas y, en tanto, es necesario cambiar completamente la rutina alimenticia” dice un profesional de la nutrición y agrega: “de todos modos es mentira que solo se puede ganar un buen volumen de masa mediante complementos vitamínicos, pues también en formas naturales es posible aumentar el peso”.

¿Cuáles son los motivos por los cuales una persona puede estar interesada en ganar peso? Problemas como la anemia y otras dificultades de la nutrición son una de las principales causas aunque, muchos deportistas que practican ejercicio de contacto, también buscan ese objetivo así como también personas que, habiendo tonificado sus músculos, todavía buscan aumentar el volumen.

En fin, existen determinados calves para, justamente, poder ganar peso y aumentar la masa. A continuación, en esta primera parte, presentamos un repaso con la información adecuada para obtener puntos de más sobre la báscula…

Algunas claves de la nutrición para ganar peso:

  • Llevar un régimen de cuatro comidas más dos colaciones al día.
  • Consumir frutas secas: diez almendras representa algo así como ciento cincuenta calorías; además también se recomiendan las nueces e higos. Utilizar estos alimentos para comer entre comidas, puede resultar provechoso.
  • Beber mucha leche: si no se tolera la lactosa, escoger la desnatada. Ingerir entre uno y dos litros de leche al día.

No te pierdas la segunda parte del artículo con muchos más trucos y consejos para poder adquirir masa muscular sin perder o poner la salud en jaque.