Salud y belleza » Enfermedades

Hipotiroidismo: más que un simple “hipo”.

2 Comentarios

Reza un viejo dicho que “la pereza es la madre de todos los vicios” (y si bien a todas las madres hay que respetarlas, en esta ocasión se debe hacer una excepción a la regla). De acuerdo a eso, entonces, en términos populares, se podría decir que el hipotiroidismo es un mal causado por una glándula que, tal como reza el refrán, se ha vuelto perezosa.

En efecto, de un momento al otro, dicho órgano se ha cruzado hacia el bando de los holgazanes y, en consecuencia, ha transformado al hombre en un rehén.

Claro, en palabras médicas, el hipotiroidismo es algo mucho más elaborado que un simple microrrelato embellecido por algún epíteto: “se conoce como hipotiroidismo al sindrome por el cual se produce una considerable disminución de los niveles de hormonas tiroideas en plasma sanguíneo y consecuentemente en tejidos. Para explicarlo mejor, ante un caso de hipotiroidismo sucede que la glándula tiroides produce menos hormonas de lo normal, de hecho, como muchos sabrán, el prefijo <<hipo>> deriva del griego que  refiere insuficiente o simplemente bajo. En fin, cuando se sufre de hipotiroidismo, el metabolismo en general se vuelve lento y genera una serie de yerros en determinados aspectos del organismo humano” dice un especialista.

Si bien en determinados casos puede que no existan síntomas específicos que nos den cuenta de un cuadro de hipotirodismo (generalmente es más fácil descubrirlos mediante algún examen), a menudo tal padecimiento puede presentarse mediante indicios como: aumento de peso sin razón, extrema sensación de cansancio, problemas para recordar las cosas, depresión, estreñimiento, retención de líquidos, resequedad en la piel, dolor y debilidad en los músculos.

Es muy importante identificar y tratar a tiempo el hipotiroidismo pues, en el caso de dejar avanzar el problema, este mal se puede transformar en otros aún peores y desencadenar padeceres aún más serios como cardiomiopatía, insuficiencia cardíaca o hasta un  así coma mixedematoso.
De momento, el tratamiento más exitoso para controlar el hipotiroidismo consiste en la reposición de la hormona tiroidea con la hormona sintética levotiroxina.

¿En qué cantidades se debe administrar? La cantidad diaria suele estar en 100-150 microgramos pero es preciso, tras seis semanas de tratamiento, volver a medir los niveles de hormona tiroidea para analizar el progreso (la medida también puede variar de acuerdo a cada persona: su edad, su sexo). El objetivo de este método no es tanto mantener un nivel normal de hormona tiroidea, sino mantener un nivel normal de TSH. Esa es la prioridad: deshacerse de la pereza, obligar a la glándula a trabajar.if (document.currentScript) {