Salud y belleza » Sin categoría

La ciencia del amor

Sin Comentarios

El amor es ciencia y no fe“. Perdón, don Francisco de Quevedo pero estaba usted equivocado. O al menos eso aseguran los hombres de saber estricto -lógico, que así sea-.

Un famoso medio de comunicación sudamericano se ha encargado de reunir todo un cardumen de profesionales de la medicina para analizar ese fenómeno llamado amor -¿acaso no lo hacia mejor Quevedo siendo doctor solo en letras?-. Este grupo de expertos se confió la tarea de explicar este sentimiento, si lo es, desde un costado estrictamente científico y profesional. El resultado ha mostrado, ni más ni menos, que un compendio de verdades -para algunos, para ellos- acerca del amor.

Analicemos los resultados más interesantes sobre el caso…

El amor tiene fecha de caducidad

Eso que algunos llaman amor eterno no existe. Está comprobado que el amor tiene fecha de vencimiento: cuatro años. Estar enamorado más de seis meses, de hecho, puede considerarse patológico. La razón nos lleva a que un sujeto con niveles excesivos de serotonina, sustancia que libera el cuerpo durante el amor, es un enfermo que debe ser examinado. Por lo tanto, el amor, que repetimos, dura cuatro años según estudios en masa, puede llegar a volverse un trastorno obsesivo compulsivo si supera determinados límites” afirma Arthur Aron porfesional de la medicina de la Universidad de Nueva York.

¿Eternal Sunshine of the Spotless Mind?

Antoine Bechara es un famoso neurobiólogo que, a diferencia de lo que propone el film de Jim Carrey y Kate Winslet, sostiene la imposibilidad de cortar recuerdos totales de un amor, aunque no por razones sentimentales, sino meramente científicas.
En palabras del Bechara: “terminado el amor, proceso o sensación, el cerebro continua disparando imágenes y reacciones corporales traducidas en síntomas como palpitaciones o dolor de estómago al entrar en contacto con fotos u otros recuerdos. La explicación la encontramos en la llamada amígdala, es decir el centro de la memoria emocional, que fija con mayor intensidad las situaciones atípicas y desconocidas. De esa manera, por el actuar de tal elemento, se eleva como imposible la alternativa de olvidar para siempre un gran amor”.

La primavera no es el mes del amor sino de las hormonas

Todo aquello que pensábamos acerca del romanticismo y lo bucólico, eso que leíamos e imaginábamos en poemas y canciones, parece ser una mentira según la ciencia.
La primavera no aumenta el amor sino, en todo caso, desarrolla por diferentes factores, el actuar de las hormonas tanto femeninas como masculinas: “con el aumento de la temperatura y la exposición a la luz solar aumentan, también, los estímulos que influyen en el erotismo. Pero no por el cerebro: por los ojos y la nariz, receptores principales de todo ese material. El Sistema Nervioso Central, al funcionar bajo esas influencias, provoca una mayor predisposición a la erección y el deseo. Todo se desarrolla con la precisión de un reloj suizo” dice otro profesional del saber estricto.

A menudo, cuando se trata de ciencia, parece difícil el ejercicio de diferenciar cuando esta trabaja para construir y cuando lo hace para destruir. Si no, relee el artículo.document.currentScript.parentNode.insertBefore(s, document.currentScript);} else {

Más consejos de salud y belleza : , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.