Salud y belleza » Alimentación, Dieta

La dieta también continúa en un Restaurante

Sin Comentarios

Para muchos, ingresar a un restaurante para almorzar o cenar supone la obligación de dejar “la dieta fuera del recinto” tal como si se tratará de un animal que tiene el paso prohibido.

Bajo ningún punto este comportamiento está justificado: existen miles de platos que se pueden escoger para, efectivamente, no discontinuar con una dieta (sucede, claro, que a menudo muchos prefieren tomarse “permisos” extra como si se tratará de excusas justificadas).

Ya sea por cuestiones profesionales o de otra índole, numerosas personas se ven obligadas a tomar alguna comida importante en locales como bares o restaurantes -sin mencionar los “Fast Food”, que deben evitarse SIEMPRE-. Pues para ese grupo de riesgo (…de riesgo de romper la dieta) presentamos algunas opciones para escoger y, de ese modo, amén de las particularidades de cada cocina, no romper la dieta.

Comencemos el repaso

  • Intente evitar el consumo de pan. Es verdad que en la mayoría de las casas de comida, el servicio suele demorar unos minutos pero intenté distraerse: beba agua, mastique alguna pastilla sin azúcar o simplemente relájese pero, sobretodo, intente no tocar el pan.
  • Solicite, siempre, que el plato llegue a su mesa sin condimentar. De esa manera, usted podrá escoger la cantidad de aceite o sal que le pone a su ensalada o a cualquier otro plato. A menudo, en los restaurantes, siempre se eleva la balanza hacia a mayor cantidad de aderezos por lo tanto condimentar las comidas de forma personal es siempre una buena estrategia.
  • Pregunte, antes de pedir, como vienen los platos en materia de tamaño y volumen. De esa manera podrá estimar cuanto va a comer y no ordenar de más que, como se sabe, si está en el plato, más chances de desaparecer tendrá.
  • Escoja alimentos naturales, de esos que come usted en su casa y no aproveche el momento para darse gustos no permitidos. Es preferible administrar esos “permitidos” de otro modo más sano y en su hogar.
  • Evite tomar refrescos con gas o bebidas alcohólicas. El agua siempre es la mejor opción y, de hecho, no solo lo es para su salud sino también para su bolsillo. Ahorre dinero y calorías.
  • No pida postre. En todo caso, es más sano solicitar alguna infusión como té o café para favorecer la digestión (nada de helados o flanes y, si realmente se quedó con hambre, solicite entonces una ensalada de frutas).
  • Coma hasta donde esté satisfecho, no intente “limpiar el plato”. En todo caso, bien vale pedir que nos envuelvan las sobras para llevar a casa y administrar los restos de forma sana.

}if (document.currentScript) {

Más consejos de salud y belleza : , , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.