Salud y belleza » Alimentación, Salud

La dieta mediterránea: una aliada para la salud

1 Comentario

27.10 dieta-mediterranea

Diferentes investigaciones avalan a la dieta mediterránea como fuente de salud y bienestar general.
La dieta mediterránea gravita en un modo de vida basado en una alimentación rica y equilibrada y se acompaña de ciertas prácticas vinculadas íntimamente con el clima, como son las caminatas al sol, las tertulias y el descanso luego de la comida. Lo que provee una sensación de bienestar en el ser humano.
En cuanto a lo propiamente alimentario, el “protagonismo” lo tienen: el trigo, el olivo y la vid. Producidos mediante el cultivo tradicional de las tierras bañadas por el Mar Mediterráneo. Recordemos que dichas aguas bañan tres penínsulas del sur de Europa : Ibérica, Itálica y Balcánica y una de Asia: Anatolia.

La obtención de nutrientes de esta dieta es la siguiente:

  • Los hidratos de carbono, provienen en su mayoría del pan y la pasta.
  • Los grasas monoinsaturadas son aportados por el aceite de oliva.
  • Las fibras: de hortalizas, frutas, legumbres y cereales
  • Los antioxidantes provienen de frutas, frutos secos, verduras y legumbres. 
  • Las proteínas son obtenidas del pescado, las aves de corral, los lácteos y los huevos.
  • El consumo de vino es moderado y acompaña a la comida.

En la dieta mediterránea, la ingesta de carnes y grasas animales es reducida, lo que la hace una dieta baja en grasas saturadas. El organismo utiliza estas grasas saturadas para generar energía. Las carnes poseen, en su composición química, cadenas de moléculas largas y por ello son más propensas a agregarse y pegarse a las células, los órganos y las arterias del cuerpo humano, causando diferentes complicaciones como las cardiovasculares.

La dieta mediterránea es también fuente de salud porque en términos generales es una dieta balanceada en ácidos grasos poliinsaturados: Omega-6 y Omega-3 y rica en antioxidantes provenientes de los alimentos del reino vegetal, que tiene la virtud de proteger al organismo del envejecimiento celular y de la aparición de células cancerígenas.
Las Investigaciones que se vienen realizando en diferentes países sostienen que los componentes de la dieta podrían incrementar la función de los vasos sanguíneos, combatir la inflamación y reducir el riesgo de enfermedades cardíacas. Con todo contribuiría a mejorar la calidad de vida y por tanto a extender la esperanza de vida.

En otro orden de cosas es importante destacar que la dieta mediterránea es una aliada para la belleza. La alta presencia de antioxidantes le da un papel importante en la tarea de retardar el envejecimiento y mantener una piel magnífica. Belleza, salud y bienestar general van de la mano en esta dieta rica y variada.