Salud y belleza » Alimentación

Dos condicionantes de la dieta: tiempo y espacio

Sin Comentarios

Comer fuera de casa es, como se dice, todo un tema. A menudo llevar a cabo una dieta puede resultar un trabajo sencillo desde el punto de vista de la voluntad del sujeto (aunque, sincerémonos, para la media ésta es la tarea más difícil) pero, en cambio, un ejercicio complicado si se lo analiza desde el aspecto de los recursos. Por cierto, con recursos, no solo hablamos de las posibilidades económicas (aunque con lo que aumentaron los precios de la carne, bien podría tratarse de tal motivo) sino también del factor “tiempo y espacio”.

Cuando un sujeto acude a un profesional de la nutrición, generalmente el trabajo del especialista consiste en formular un plan con determinados alimentos distribuídos en una x cantidad de comidas. Esto, claro, es sencillo para aquellos que pasan todos el día en casa pero, ¿qué solución queda para esos otros que no pueden elegir ni cuándo ni dónde, y muy pocas veces “qué” comer.

La solución no es total, es decir, esos individuos, lógicamente deberán exprimir sus recursos al máximo. Existen trucos o tips para las personas que no pueden evitar andar con “la lonchera” para todos lados y que, inevitablemente, terminan comiendo fuera.

Primero y principal, una salvedad: comer fuera, no significa “MC Donalds”.

En el caso de estar bajo régimen, es vital esquivar cualquier tipo de cadena de comida chatarra y optar, en cambio, por otros sitios: si el dinero nos lo permite, sería bueno comer un plato de pastas (pura energía) sin salsas especiales, solo con manteca (un mito: la pasta no engorda, engordan los agregados). Si lo nuestro pasa por los “sándwiches” (…porque se comen fácil, porque se consiguen en todos lados, porque son baratos) no caigamos en hot dogs o hamburguesas: un sándwich de atún con pan negro tiene escasas calorías.

En fin, no hace falta decir que el ideal es una fruta, o un yogurt, esto se da por descontado, y por eso las alternativas que aquí planteamos son en base a alimentos que produzcan una sensación de saciedad importante.

Comer un chocolate por la calle o cualquier otra golosina para “engañar” al estómago no es una buena idea: las calorías son muchas y al estómago, por más que se lo intente, no se le puede engañar fácilmente. La elección más acertada sería, por ejemplo, comer cereal ,que son más nutritivos, más consistentes y tienen menos calorías.

Tema bebida: las gaseosas albergan muchas calorías que,  si se trata de hidratación, son realmente inútiles. Aún así, si lo que se quiere es dejar satisfecho tanto al paladar como al organismo, bien se podría consumir un agua saborizada y así matar dos pájaros de un tiro.

Bien, como vemos las alternativas están al alcance de “cualquier mano”. Solo hace falta analizar las opciones y tomar las decisiones correctas para poder transformar cualquier dieta en un “proceso ambulante”.

Más consejos de salud y belleza : , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.