Salud y belleza » Salud

Las conmociones cerebrales

Sin Comentarios

Antes que nada, es necesario hacer un descargo: la culpa de todo la tienen los Looney Tunes. En efecto, años y años observando, vez tras otra, los fuertes impactos que se intercambiaban ésta simpática fauna de personajes nos han hecho creer que las conmociones cerebrales son tema de risa. No es así. Para nada.

Los golpes en la cabeza no provocan solo la aparición de “estrellitas” o “palomitas”, las consecuencias son sumamente graves. “Se llama conmoción cerebral a toda lesión en la zona cerebral media; se refiere especialmente a los traumatismos en la cabeza que generan como resultado la interrupción de la función cerebral normal” analiza un médico.

Los síntomas de una conmoción cerebral pueden incluir: mareos, aturdimiento, percepción de manchas al fijar la vista, pérdida de memoria o dificultades para recordar lo que ocurrió justo antes de la lesión, náuseas o vómitos, sensibilidad a la luz, arrastrar la voz, problemas de concentración, dificultades de coordinación o equilibrio, ansiedad y cansancio extremo. Estos son los más habituales para cada accidente que comprometa nuestra cabeza.

Vale mencionar, que existen diferentes grados o niveles en cada caso de conmoción cerebral.

El grado primero es aquel en el cual se nota la presencia de algunos de síntomas detallados pero no existe la pérdida de conciencia. Tampoco ocurre esto en el grado segundo, aunque ahora sí, cada síntoma se sufre por un tiempo mayor a los quince minutos (en el primer caso, el dolor o las afecciones son fugaces; aquí se estacionan por un lapso de tiempo mayor). Por último, las conmociones de grados tres, son las más peligrosas: además de todos los síntomas anteriores, también presentan perdida de conciencia.

Sobre los modos de tratar una conmoción cerebral, los procedimientos habituales incluyen  descanso o reposo (proveer el tiempo adecuado para la recuperación), exposición limitada a los medicamentos (esto es especialmente por fármacos como las aspirina, adelgazadores de la sangre, y todo otro medicamento que provoque somnolencia) y control. Visitar a un médico puede ser lo correcto si el golpe fue demasiado fuerte, en tal caso puede que éste nos recomiende no solo el reposo o el uso de algún medicamento sino también ciertos exámenes para comprobar que no hay lesiones serias que puedan comprometer nuestras facultades o sentidos.

En fin, que fácil tenían las cosas los simpáticos animalitos Looney Tunes: la conmoción se curaba, con la rápida aparición de la primera publicidad o el cartel de “fin”.

Más consejos de salud y belleza : ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.