Salud y belleza » Alimentación

Las dos caras de la sal

Sin Comentarios

En la salud, los extremos nunca son buenos: un problema puede generarse, del mismo modo, con igual gravedad, tanto por ausencia o falta como por abundancia o exceso.

Repasemos, sino el caso de la sal. Cuando hablamos de su consumo, habitualmente lo asociamos con un acto peligroso, repleto de connotaciones negativas. Y esto, naturalmente, es una “verdad a medias” pues la sal representa tantos beneficios como riesgos para el organismo humano.

Está comprobado que el cuerpo necesita aproximadamente tres gramos de sal a diario pues, de no caer en ese habito, se pueden llegar a padecer situaciones como náuseas, mareos y debilidad en general.

Además, el consumo correcto de sal (sodio y cloro) asisten a regular la presión arterial, vigilar el equilibrio de fluidos en el organismo y controlar las condiciones apropiadas para el funcionamiento de los músculos y nervios. Efectivamente, el sodio también es importante para la absorción de ciertos nutrientes, como la glucosa y los aminoácidos.

Sucede que el verdadero problema radica en que, el hombre, en la búsqueda por mejorar el sabor de un alimento, tiende a colocar, siempre, siempre, más sal de lo que se recomienda: una encuesta realizada en España arrojo que un gran grueso de la población colocan entre cinco y diez veces más sal de lo que debería a sus platos.

Otro estudio realizado en el Reino Unido, sugiere que si los habitantes de aquel país consumieran no más de seis gramos de sodio al día –encerrando también el sodio contenido en conservas o bebidas- se evitarían casi un total de ochenta mil casos de problemas cardiovasculares como los infartos.

Existe ciertos trucos para reemplazar el uso de sal y, aún así, engañar nuestras papilas gustativas como sazonar los granos y vegetales con una gota de aceite, un poco de jugo de limón, ajo o pimienta; usar especias como la albahaca o azafrán; no salar la comida mientras se cocina; evitar las sales de ajo y apio; no colocar el salero en la mesa a menos que sea solicitado.

Tal y como se puede apreciar, el consumo de sal es indispensable para el desarrollo del organismo pero, desde ya, sazonar los alimentos de forma excesiva puede causar, en igual medida, problemas e impedimentos. De esta manera, lo mejor es poder mantener el equilibrio y llevar una vida sana. Que la sal no se convierta en un problema sino en un condimento.

Más consejos de salud y belleza : , , , , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.