Salud y belleza » Bienestar, Salud

Cuando los pies se vuelven dos grandes problemas…

Sin Comentarios

Cuando nos dijeron que “el camino se hace al andar” y que es mejor “recorrerlo a pies descalzos” se olvidaron de advertirnos sobre un pequeño detalle: la transpiración también es parte del cuento. Aunque no para Serrat y compañía.

En el mundo de la música, existen cuestiones más trascendentales y preocupaciones más, digamos, “poéticas” que la higiene personal. Lo entendemos.

Pero, en cambio, en este espacio, nada es más trascendental que la salud.

Así, la higiene personal es parte del bienestar del hombre y, en esta categoría, los pies representan un grave problema. Dos problemas, se podría decir.

pies

“Los pies son una región transpiradora por excelencia. A tal problema contribuyen muchos factores: desde las acciones que realizamos día a día, hasta la vestimenta que utilizamos. Es muy complicado combatir la transpiración de los pies, diría imposible tal como sostiene la medicina, pero sí podemos regular los niveles. Existen hábitos y dietas que pueden ayudarnos a controlar nuestros olores y transpiración pero, atención, pues nada hará que dejemos de transpirar pues somos humanos” dice un dermatólogo de confianza con razón.

¿Cuáles son esos hábitos de los que habla el doctor? Los siguientes…

- Usar calcetines o medias de algodón o fibras naturales (éstas absorben mejor el sudor). Hacerlo solo los días de frío, evitar valerse de calcetines cuando hace calor o no los necesitamos. Por otra parte, y acompañando lo dicho anteriormente, siempre que disponemos de un calzado de cuero u otro material que nos pueda afectar, en ese caso sí debemos colocarnos calcetines pues sino el efecto es peor aún.

- Cambiar de calcetines una vez por día, mínimo y ante de colocarlos en nuestros pies
Debemos ponernos buenas cantidades de talco.

-Aprovechar cualquier ocasión para descalzarnos (dentro de lo posible, tampoco debemos adoptar comportamientos frenéticos solo para evitar transpirar).

- Lavar nuestros pies de forma diaria y regular. Debemos hacerlo con agua fría y, si está dentro de nuestras posibilidades, podemos agregar sal y hasta algunos chorritos de vinagre o una infusión de hierbas frías (también se puede probar colocando tres cucharadas soperas de sulfato de magnesio).

- Controlar nuestra salud: la presencia de hongos o bacterias invisibles pueden afectar nuestros pies aún sin que nosotros lo notemos (esto es típico verano por calor y el roce).

- Vigilar nuestro estrés. Es todo una gran cadena: el estrés aumenta los nervios, los nervios el sudor, etc., etc..

Más consejos de salud y belleza : , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.