Salud y belleza » Medicina

Meditación: el arte de entrenar la mente

Sin Comentarios

Es difícil atomizar el significado de la palabra meditación utilizando solo un puñado de términos: en todo caso, para conocer la verdad sobre ésta práctica se debe estar preparado para una experiencia onírica y no meramente cognitiva.

A nivel enciclopédico, se define meditación como el arte de entrenar la mente -en España este tipo de meditación se denomina “trascendental”-.

Muchos piensan, erróneamente, que cuando se habla de meditación se hace referencia a una experiencia cercana al esoterismo o relacionada con cuestiones religiosas. Las técnicas de meditación trascendental no tienen necesariamente que ver con ello: abarcan mucho más. En verdad son poderosas herramientas que se utilizan en la búsqueda de la salud y la vitalidad. Se suele esgrimir con fines terapéuticos, muchas personas la emplean para relajar el cuerpo eliminar diferentes tipos de dolores y malestares” afirma un famoso especialista de esta corriente y agrega: “el corazón o núcleo de este tipo de técnicas es permitirle al hombre, mediante la autogestión, un método de escape para cualquier dificultad física o emocional”.

Como se sabe, los precursores de esta técnica, es decir de la meditación trascendental, fueron los diferentes monjes tibetanos. Recientemente, profesionales de la Universidad de Wisconsin, se mantuvieron en contacto con diversas personalidades de esta rama para poder estudiarla de cerca: si bien aún faltan datos empíricos para un reconocimiento profesional, incluso ellos quedaron fascinados con los resultados.

Entre las finalidades de la meditación, se destacan algunos de los siguientes objetivos aunque, por tratarse de una experiencia individual, también resulta complicado e impreciso poder enumerar cada efecto o reacción. Aun así, en líneas generales, la meditación apunta a que el ser consiga aprender a enfocar su atención, canalizar su energía, entrar en contacto con el mundo natural, librarse de perturbaciones que poco tienen que ver con la espiritualidad, liberar la parte no-consciente de la mente.

Y, ¿cómo se pone en práctica el ejercicio de la meditación trascendental? Mediante diferentes formas: desde la reclusión hasta el uso de posturas para lograr la armonía. Naturalmente, la meditación trascendental, incluso a pesar de sus condiciones, no se halla al margen de ciertas cuestiones sociales: no solo en monasterios es posible practicarla, existen otras formas menos tradicionales que, cual si se tratara de una clase de yoga, ayudan a las personas a desarrollar su potencial espiritual.

Lo importante, ante todo, es librarse de algunos preconceptos y abrazar esta práctica milenaria: la misma es ideal para quienes buscan volver a las fuentes, descubrir su potencial oculto y  entrar en contacto con el mundo que va más allá de lo físico para alcanzar la relajación total.