Salud y belleza » Alimentación

Mentiras frecuentes sobre alimentos populares

Sin Comentarios

La mentira representa, sin lugar a dudas, uno de los deportes más practicados por el ser humano. Naturalmente, existen mentiras minúsculas y otras grandes, mentiras que afectan la vida de ciertos hombres y otras que, por el contrario, solo se pronuncian como forma de ayudar. Mentiras al fin. En la alimentación, por supuesto, también existen mitos o mentiras frecuentes especialmente en lo que respecta a determinados alimentos populares.

“Las zanahorias mejoran la vista”

Si bien las propiedades de la zanahoria -sobre todo la vitamina A que contiene- favorece el desarrollo de la vista no así funciona para recuperar la visión disminuida. Por lo tanto, al menos a nivel óptico, la zanahoria solo es recomendada para niños pequeños en proceso de crecimiento y no para mayores que ya tienen ese sentido completamente desplegado.

“La margarina es más sana que la mantequilla”

Durante años, los hombres han creído que las diferencias entre la margarina y la mantequilla eran fundamentales. No es así: la margarina es incluso más nociva que la mantequilla, porque contiene más grasas trans. Es decir, si bien los niveles de colesterol son menores, las grasas trans son más peligrosas y, por lo tanto, se beneficia un costado de la salud pero se paga con el empeoramiento de otra situación. Así, se podría concluir, que las diferencias entre una opción y otra son infirmas.

“El pan integral es mejor que el común”

Es verdad que el pan integral, al ser rico en fibra, favorece el sistema digestivo (es mucho más fácil de procesar) pero, en cuanto a nivel calórico, no existen diferencias con la versión clásica. Además, existen determinadas trampas en torno a esos productos básicos en la alimentación: no es lo mismo un alimento integral que uno rico en fibras por lo tanto siempre es necesario, amén de los trucos publicitarios, repasar la cantidad de fibras de cada opción en el mercado.

“El consumo de huevo produce un peligrosa carga hepática”

Otro gran mito de la alimentación: la yema del huevo es el agente causante de cualquier daño en el hígado. La clara, en cambio, es una rica fuente de nutrientes esenciales para el organismo (podemos destacar la alta calidad de proteínas y vitaminas E y del grupo B, así como minerales como el hierro, cinc, yodo y selenio). De hecho, casi todas las dietas incluyen clara de huevo entre sus alimentos recomendadas. Incluso, los planes alimenticios mediterráneos, recomiendan comer seis claras de huevos en ayunas (aporta pocas calorías). Otro mito destruido.

Más consejos de salud y belleza : ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.