Salud y belleza » Enfermedades, Salud

Mitos sobre el tabaco II

Sin Comentarios

Segunda parte del artículo orientado a los mitos no solo fomentados sino en muchos casos directamente creados por la publicidad y propaganda de la industria tabacalera.
Luz (humo), cámara (arma), acción (inacción)…

“Un fumador que solo lo hace en sociedad, no es tal”.

Otra gran mentira (…y van). Dejar de fumar para las personas que solo  practican el hábito de vez en cuando, puede ser tan difícil como para los fumadores más empedernidos. Y, está comprobado, que son más aquellos fumadores que aumentan su registro de cigarrillos que esos otros que vuelven atrás y se deshacen del vicio cuando recién se estaban por iniciar.

“Fumar no causa cáncer: la enfermedad aparece cuando se junta ese vicio con otras faltas como el sedentarismo, la mala alimentación o el estrés”

La organización Mundial de la Salud, el ente más respetable y transparente en cuestiones relacionadas a la integridad fisica de las personas, declara: “el riesgo de cáncer de pulmón se multiplica por 25 ó 30 entre la población de fumadores, con respecto a los no fumadores. El solo ejercicio de fumar, es una posible forma de contraer una enfermedad de ese tipo”.

“La nicotina no es una droga”.

La drogadicción es una enfermedad que consiste en la dependencia de sustancias que afectan el sistema nervioso central y las funciones cerebrales, produciendo alteraciones en el comportamiento, la percepción, el juicio y las emociones. Los efectos de las drogas son diversos. La nicotina sí es una droga.

“El rollo del fumador pasivo no existe: yo no perjudico a nadie más que a mí mismo”.

Numerosos estudios alertan sobre los peligros para la salud que conlleva la exposición al tabaco. Este tipo de consumo pasivo ha obligado a las autoridades de numerosos países a prohibir el consumo público de tabaco para proteger a las personas de los efectos del humo ambiental de los cigarrillos.

“De algo tenemos que morir, así que sigo fumando” .

No es lo mismo morir, que fabricar la muerte. Es decir, ya son múltiples los factores que, en este loco universo, pueden causarnos la muerte. Por ende, el truco no es agregar nuevos factores asesinos sino, por el contrario, reducir las chances de encontrar el cese de nuestra vida. Además, quienes pronuncian “de algo hay que morir” probablemente imaginan que morirán de viejos a causa del tabaco luego de haber vivido toda una vida de vicios: lamentablemente, eso es una quimera, pues la muerte por tabaco siempre llega más temprano de lo que suponíamos.

Más consejos de salud y belleza : , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.