Salud y belleza » Alimentación

“Mi hijo no quiere comer”

Sin Comentarios

Es increíble el poder que tienen los niños respecto a la elección de los alimentos: ya desde el útero, por ejemplo, ellos, pequeños y todo, son capaces de dictar las reglas y escoger qué deben comer sus madres y qué no. Cuando Mamá no atiende tal pedido, comienza la hecatombe: malestares, vómitos y más. ¡Terrible es el poder que tienen!

Y, a decir verdad, cuando van creciendo, las cosas no cambian demasiado: ellos aún eligen qué comer, cómo, cuándo y dónde. Es una dictadura total.

Pero, atención, es hora de terminar con esa política y comenzar uno, o una, a dictar las leyes. Aquí, una serie de trucos para logar, por ejemplo, que los niños pequeños pero no tanto coman sus alimentos: ¡recobremos el poder perdido!

Muévete entre una buena variedad de alimentos.
Los niños no necesitan comidas específicas, sino las propiedades y los nutrientes que esos alimentos poseen. Por lo tanto, los padres deben manejar un buen abanico de opciones. Si tu hijo no toma leche, prueba con un yogurt o con diversos quesos. Usa la imaginación.

Aprende a negociar.
En efecto, con los niños se debe negociar: si ellos quieren snacks o dulces, antes deben terminar sus vegetales. Establece una relación de premio y castigo para que, al menos, puedan mantenerse sanos. Por supuesto, siempre deben ganar los alimentos sanos y nunca la comida chatarra.

Presta especial atención a las porciones.
No debemos, bajo ningún punto, presionar al niño, mas sí debemos utilizar la inteligencia. Servir porciones pequeñas es más factible que el niño coma topa su comida y, así, de a poco, luego puedes ir aumentando las raciones. Pero, claro, nunca llenes su plato pues de esa manera solo lograrás asustarlo.

Oblígalo a encontrar tiempos de paz antes de cada comida.
Un niño excitado, es un niño que come poco (recordemos que la excitación nada tiene que ver con la actividad y el gasto de energías). Así, oblígalo a sentarse en la mesa diez minutos o más, antes de que éste preparada la comida. De esta manera, el se tranquilizará y, de hecho, comenzará a tener hambre instintivamente.

Predica con el ejemplo.
Nunca debemos subestimar a los niños: ellos están atentos a todos. Por lo tanto, si tú no comes, él tampoco se sentirá obligado a hacerlo. De este modo, es necesario que tú siempre prediques con el ejemplo y no le mientas o le ordenes cumplir reglas que tu mismo no cumples.

Más consejos de salud y belleza : ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.