Salud y belleza » Alimentación, Dieta

Peligro: “sal” de aquí

Sin Comentarios

La sal, como tantas otras cosas en esta vida, solo se valora real y completamente cuando se pierde, es decir, cuando se nos quita la potestad para usarla: preguntadle a cualquier individuo que, por obligación, ha dejado de comer con sal y verán que, por poco, se refiere a este condimento como si de oro blanco se tratara. Ni hablar de aquellos que pasan una temporada en una isla desierta, algo tan común en los Reality Shows de hoy en día, quienes prácticamente serían capaces de entregar un riñón a cambio de solo un poco de sal.

“El sodio, sustancia que se encuentra en la sal, regula la cantidad de líquidos en nuestro cuerpo y, al mismo tiempo, trabaja en la transmisión de ciertos impulsos como los nervios. Es así que, de manera obligatoria, el hombre necesita cierta cantidad de sal en la dieta. Muchos nutricionistas recomiendan consumir unos 1500 miligramos de sodio diariamente (NdeR: casi una cucharadita de sal). El problema, por supuesto, surge cuando se abusa del sodio, es decir de la sal en las comidas. Allí comienzan las consecuencias que, a decir verdad, pueden llegar a ser más graves de lo que el común de la gente piensa o cree” afirma, más bien advierte, un especialista de la salud.

El consumo excesivo de sal puede aumentar el riesgo de padecer diferentes enfermedades: del corazón, por ejemplo. En efecto la ingesta deliberada de sodio provoca, a largo plazo, el agrandamiento del ventrículo izquierdo (esto también puede ocurrir por razones genéticas).

Por otra parte, otro de los serios problemas dados por el uso desproporcionado de sal en las comidas es la llamada “hipertensión arterial”. Aquellos que padecen de enfermedades renales, o determinadas personas cuyos padres padecen de hipertensión, son susceptibles y tiene predisposición a sufrir un aumento en la presión sanguínea causado por la sal.

Pero, atención, además de contribuir a la hipertensión arterial también se ha descubierto que incluso aquellos que no son hipertensas, restringir la sal reduce la presión arterial.

Un estudio reciente también revelo que el consumo de tan solo una cucharadita de más de sal al día puede llevar, cabo de un tiempo, a duplicar en un individuo el riesgo de padecer apoplejías (sobretodo en personas obesas).

Entre los daños no tan serios pero aún así peligrosos, esta comprobado que la superabundancia de sodio en la dieta de cualquier hombre  puede causar inflamaciones de las encías, de toda la cavidad bucal, del sistema digestivo, deterioro de la memoria y más.

En la actualidad existen muchas formas de reemplazar la sal en las comidas. Otra forma interesante es disminuir, poco a poco, el uso de sal. Si este ejercicio se realiza de forma paulatina ni se notaran tal ausencia. Por cierto, nuestra salud nos lo agradecerá.

Más consejos de salud y belleza : , , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.