Salud y belleza » Salud sexual

Geografía del placer masculino (II)

Sin Comentarios

Suena increíble pero mientras la tierra -ese extraordinario cuerpo dotado de una superficie irrealmente extensa- ya ha sido explorada casi en su totalidad, el cuerpo humano -analizado desde el ángulo de la sexualidad- aún continúa generando misterios y exhibiendo recovecos poco conocidos.

Parece ser que años y años de represión sexual han generado secuelas importantes en el hombre. Pero, afortunadamente, si algo viene caracterizando esta nueva época, es justamente la libertad y el desenfado: el nuevo mapa del placer masculino que presentaremos a continuación (en su segunda parte) es una muestra de ello.

En el artículo anterior ya dimos inicio a la geografía masculina informando sobre algunas de las zonas erógenas del hombre y hoy acabaremos con ese trabajo aunque, a decir verdad, no sabemos a ciencia cierta si ese final existe: así como en la tierra aún quedan pequeños recovecos sin explorar, lo mismo puede sucede aquí.

Segunda parte del mapa del placer masculino

Cuarta zona: el perineo.

No son muchos los hombres que conocen lo región denominada como perineo. Se trata, básicamente, de un área anatómica correspondiente al piso de la pelvis, conformada por el conjunto de partes blandas que cierran hacia abajo el fondo de la pelvis menor.

Representa otra zona erógena en el cuerpo del hombre: bajo ella está la próstata -una glándula con enorme poder orgásmico- y por lo tanto, solo con unos suaves masajes, es posible acceder al clímax.

Quinta zona: el extremo de su miembro.

Está comprobado que la punta del pene es el nexo exclusivo entre todos los nervios sexuales masculinos. Claro que motivar esa región no es trabajo tan sencillo como parece: si no se hace de forma adecuada, solo se logra producir por una negativa sobrecarga sensorial. Así, es imprescindible tratar ese lugar con sumo cuidado, aplicando besos suaves, caricias, masajes. Incluso también se puede utilizar diferentes productos como geles o cremas de estimulación para producir, también en este lugar, un contraste de temperaturas (caliente-frío) y aumentar la excitación.

Como lo demuestra este pequeño mapa, el cuerpo del hombre ostenta una geografía que bien podría comprarse con, digamos, una selva como la amazónica: para poder ingresar allí y disfrutar de su exótica geografía es necesario saber como hacerlo pues, de lo contrario, el terreno puede volverse una zona hostil. Al menos, aquí tienes un mapa: será trabajo tuyo convertirte en especialista.

Más consejos de salud y belleza : , , , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.