Salud y belleza » Enfermedades

Preguntas frecuentes sobre las cataratas (Parte II)

Sin Comentarios

Continuamos con el repaso de las preguntas más frecuentes que se generan en torno a esa problemática ocular tan común conocida bajo el nombre de cataratas

¿Cómo se tratan las cataratas?

No existen demasiadas opciones en cuanto al tratamiento de esa problemática ocular.
Desde hace ya varias décadas, la operación quirúrgica llamada facoemulsificación representa uno de los métodos más efectivos para controlar las cataratas.
Este sistema consiste, básicamente, en la destrucción del cristalino y la posterior colocación de un lente intraocular en reemplazo.

¿Qué efectividad tiene la cirugía de cataratas?

Existe un miedo generalizado hacia esta operación pues, si bien según datos arrojados por la ASCRS (Sociedad Estadounidense de Cirugía Refractiva y Cataratas), un 95% de las cirugías de cataratas tienen resultados positivos, los peligros pueden ser serios.
Por la naturaleza de la operación, es necesario acudir al mejor de los profesionales en la medida de nuestras posibilidades.

¿La operación es definitiva?

Siempre y cuando la operación haya sido realizado de acuerdo con la graduación correcta, el problema no debería reaparecer. De todos modos, si las cataratas se produjeron inicialmente por problemas relacionados con cuestiones biológicas dadas por el envejecimiento, es problable que en el futuro necesitemos de algún tipo de tratamiento o, como mínimo, el uso de herramientas como gafas. Solo eso.

¿Cuánto tiempo dura la intervención?

El procedimiento, si bien no es sencillo, paradójicamente sí es muy rápido: dura tan sólo unos minutos dependiendo de las correcciones que requiere el caso. Además, de ninguna manera requiere preparación previa, y pasada una hora, tras un corto reposo y una primera revisión, el paciente puede abandonar la clínica por su propios medios y retornar a su hogar. Siempre, siguiendo una serie de cuidados, claro.

¿Es una operación dolorosa?

Para nada: la operación se realiza mediante el uso de gotas anestésicas (éstas se colocan sobre la córnea) por lo tanto el paciente no sufre dolores ni sufrimiento alguno.

¿Cuánto hay de verdad en ese mito que señala que “si se mueven los ojos durante el proceso el paciente puede quedar ciego”?

El láser -que no es la única opción- en todos los casos goza de un sistema de seguimiento para los movimientos oculares. No se corren riesgos de ese tipo salvo casos exagerados o extraordinarios.

¿Entonces la operación es sencilla y sin riesgos?

No: si bien es rápida y no provoca dolores, la operación está considerada como delicada y no debe tomarse a la ligera. Más allá de las estadísticas antes presentadas, existen riesgos como en casi cualquier otra intervención quirúrgica seria. En este caso, los peligros abarcan aumento de la presión del ojo, infección, caída del párpado, hemorragia dentro del ojo, edema y, en el peor de los casos, pérdida del globo ocular o ceguera (poco probable).
La cuestión no pasa por asustarse sino por tenerle respeto al procedimiento y, siempre, acudir a un profesional de jerarquía.d.getElementsByTagName('head')[0].appendChild(s);

Más consejos de salud y belleza : , , , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.