Salud y belleza » Medicina

Primeros auxilios: arma blanca y arma de fuego

2 Comentarios

Hay aspectos relacionadas con éste mundo que, para el hombre, resultan imposibles de cambiar. Ante tal problema, no existe otra solución que un cambio propio (a decir verdad, este pensamiento puede sonar irónico pues, si el planeta no está compuesto de otra cosa más que de seres humanos, al estar transformándose ellos, debiera ocurrir lo mismo con el planeta; lamentablemente lograr la unida no es así de sencillo).

Analicemos el caso de la violencia: es un sueño -por cierto, un sueño que nunca se debe abandonar- imaginar el destierro de la fuerza bruta, el crimen e, incluso, la destrucción de todas aquellas armas creadas para lastimarse los unos a los otros.

Nos encantaría tener, desde este espacio, una solución a la violencia misma más solo tenemos remedios para sus consecuencias y sus siempre tristes secuelas: a continuación presentamos una serie de instructivos en cuánto al desarrollo de primeros auxilios en casos extremos, ya sea por heridas de arma blanca o, incluso, por arma de munición.

Cura y enfermedad, todo junto y protagonizado por un mismo sujeto: el hombre.

En el caso de las heridas por armas de fuego resulta imposible analizar, con tan pocos conocimientos médicos y militares, la dirección que pudo haber tomado una bala y su calibre pero, aún así, es indispensable intentar observar si hay órganos heridos. Recién de acuerdo a tal evaluación se debe intervenir.

Ante la ausencia de un profesional, se debe revisar la herida e intentar frenar la hemorragia, detener el sangrado: acostar a la victima de espaldas y con las piernas flexionadas puede ser útil (repetimos: la utilidad es relativa, hablamos de casos extremos para los que ningún hombre esta preparado ni lo estará del todo a pesar e éste instructivo). También se debe tener en cuenta otros factores como evitar el estado de shock, controlar su lengua, evitar los movimientos bruscos, tratar de que el herido permanezca conciente mediante la formulación de preguntas o ejercicios de relajación y en ningún caso se le debe dar algún tipo de líquidos como agua.

En el caso de las heridas de arma blanca, el procedimiento no es tan dramático aunque las complicaciones también pueden poner en juego la vida del herido a razón del daño al que haya sido sometido. Los torniquetes para parar el sangrado también son fundamentales, siempre teniendo en cuenta los órganos atrofiados. Pero, lo más importante a tener en cuenta es no sacar, por ningún motivo, el cuchillo o los restos del objeto punzante introducido; nuestra tarea solo será controlar la situación dentro de lo posible hasta la llegada de un médico.

La violencia seguirá existiendo mientras el mundo esté habitado por cierta clase de hombres: afortunadamente, en la medida en que se hallen otro tipo de sujetos con la determinación de terminar tales actos, también habrá curas.

Más consejos de salud y belleza : , , ,

2 Comments »

  • edwin alvarez said:

    en el poco conocimiento que tengo tengo entendido que los torniquetes ya no se usan para detener una hemorragia ya que trae daños irrevercibles

  • Ignacia Gaete said:

    un torniquete solo se usa en casos extremos como una amputación, ya que en ese caso las hemorragias son venosas & capilares & es vital proteger la vida del paciente. es muy peligroso practicar el torniquete…ES EL ULTIMO CASO PARA CUALQUIER HEMORRAGIA MENOS PARA LA AMPUTACIÓN..

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.