Salud y belleza » Medicina

Remedios caseros para los callos

Sin Comentarios

La hiperqueratosis es tan común que, de hecho, el hombre se ha visto en la obligación de rebautizarla simplemente como “callos”. Efectivamente, esos clásicos y comunes callos (o HPQ) son zonas de la piel en las que se genera cierta acumulación de queratina en respuesta a diversos estímulos como, por ejemplo, el roce o la fricción.
Dada su naturaleza, los callos serían algo así como un mecanismo de defensa o un alerta de la piel para cesar con determinado comportamiento agresivo o prolongar los cuidados al realizar ejercicios particulares. Desde ya, los callos no represetan un problema mayor: solo se trata de una molestia y, como tal, siempre es mejor deshacerse de ella rápido.

A continuación algunos de los remedios caseros más efectivos para poder restablecer la piel y librar toda la zona de esos imperfectos, odiosos y anti-estéticos callos.

- Colocar un diente de ajo previamente machacado sobre la zona en la cual se encuentra el callo (para reblandecerlo, es posible agregar aceite siempre y cuando sea de oliva).

- Juntar cinco aspirinas, triturarlas, mezclarlas con agua y jugo de limón, estacionarlas por unos segundos y, una vez formada cierta pasta, depositarla en la región callosa en forma de paños (con agua caliente) durante diez minutos aproximadamente. Luego, pasar piedra pómez y se notará que salen más fácilmente.

- Macerar un puñado de hojas de puerro en vinagre de vino y, luego de dejarlas estacionadas un tiempo, colocar sobre los callos. Finalmente, raspar los callos con un objeto filoso y con mucho cuidado (la solución vuelve los callos más extraíbles).

- Aplicar sobre el área del/los callos una pomada de realización casera compuesta por pétalos de caléndula (con ésto no solo se suaviza el tejido sino también se produce un efecto desinflamante).

- Restregar los callos con aceite de ricino o de castor, al menos tres veces al día.

- Colocar los pies en remojo en la siguiente solución: un litro de agua mezclada con cuatro cucharadas de manzanilla. Notará el alivio.

- En horario nocturno, poco antes del sueño, remojar los pies en agua tibia, romper allí una cápsula de vitamina E y finalmente aplicar en los talones con callos.

- Colocar sobre la zona afectada por los callos, miga de pan empapada en vinagre (previamente, durante dos días). Luego, con ese emplasto, sujetar tal masa con un pañuelo a lo largo de tres noches.  Acompañar este ejercicio con el remojo de los pies en agua tibia por las noches.

Más consejos de salud y belleza : , , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.