Salud y belleza » Enfermedades

Otro efecto colateral del alcohol

Sin Comentarios

¡Qué instrumento tan contradictorio, doblemente filoso, es ese maravilloso y horrible invento denominado alcohol! El alcohol desinhibe, pero también estupidiza; relaja, pero duerme; anima y luego deprime. Sin dudas, se trata de un oximorón llevado al fondo de un vaso. Nos da soluciones y nos da problemas; el combo funciona así (por caso, dijo un famoso filósofo amarillo, calvo y popular que el alcohol representa “la causa y la solución de todos los problemas”).

En la relación alcohol-sexualidad nada de esto varía, es más, las contradicciones se incrementan: mientras psicológicamente la bebida puede incrementar los deseos sexuales, a nivel físico causa impedimentos en el caso de excederse.

Una larga jornada de alcohol, por ejemplo, puede causar impotencia al momento de las relaciones sexuales. También retraso en la eyaculación y otro tipo de problemas.

¿Cuál es la medida justa del alcohol, entonces? La pregunta es complicada y, para responderla, se debe aplicar el sentido común en vez de cualquier otra técnica. Cada sujeto sabe la resistencia que posee su cuerpo frente al alcohol por lo tanto, tomar sin excesos, de forma medida y con responsabilidad, es la mejor forma de garantizar un buen rendimiento en el acto sexual.

Pero veamos cómo cambia la situación cuando no hablamos de aquellos que toman una, dos, o tres copas sino de esos otros con un grave problema de adicción. En el caso de los alcohólicos crónicos el panorama es más serio: estudios arrojaron que alrededor de un 40% padece disfunciones eréctiles y entre el cinco y el diez por ciento tiene eyaculación retardada o inhibida. Hablamos, claro, en los casos de alcoholismo serio, descontrolado.

Vale remarcar que los problemas sexuales de los varones alcohólicos son causados, a menudo, por los efectos directos de esta sustancia sobre las gónadas (órganos que producen los gametos y las hormonas sexuales: en los hombres son los testículos y en las mujeres los ovarios).

Hay pruebas de que el alcohol disminuye la producción de la testosterona, provoca un cambio  hacia una mayor estrogenicidad y, en consecuencia, hace que la cantidad de hormona libre y biológicamente activa disponible en los tejidos sea menor.

Más: también debilita la espermatogénesis.

En el caso de las mujeres la situación es diferente: en la actualidad no existen datos empíricios relacionados con el estado hormonal de las mujeres alcohólicas. Esto significa otra mala noticia para los hombres: ellos deberán continuar pagando los tragos de sus mujeres y no podrán poner excusas.} else {

Más consejos de salud y belleza : , , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.