Salud y belleza » Enfermedades

Todo lo que necesitas saber sobre el dolor ciático II

Sin Comentarios

A veces extravagantes. En otras oportunidades originales. Siempre raros. Poco importa como sean: si algo destaca a los remedios caseros contra el dolor ciático no es el método sino, más bien, la efectividad (al fin y al cabo cuando se trata de aliviar el dolor todo está permitido, ¿no?).

En esta oportunidad, y como complemento al artículo anterior, presentamos una práctica guía con los remedios caseros más vez efectivos para el tratamiento del dolor ciático.

Si ningún remedio clásico logró darte una solución, bien, aquí tienes toda una batería de consejos alternativas que bien puede sacarte un problema de encima:

  • Aplicar hojas de col bien calientes exactamente en la zona afectada por el dolor y estacionarlas allí hasta que las hojas pierdan el calor. Repetir varias veces al día.
  • Masajear la región inflamada con una solución a base de jengibre molido y aceite de sésamo. Frotar con cuidado y de modo suave para no dañar la piel.
  • Restregar en el lugar del dolor y a través de movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj aceite de pescado (…por favor, luego ir directo a la ducha para quitar al apestoso olor).
  • Aplicar hielo en la zona afectada por el dolor durante no más de cinco minutos y luego, sin dejar pasar demasiado tiempo, colocar paños con agua caliente. El contraste puede ayudar pero, para que no se vuelva peligroso, debe hacerse por poco tiempo y sin exagerar en las temperaturas.
  • Infusión especial: la misma se debe elaborar a base de valeriana, pasionaria (pasiflora) o kava kava. De esta manera se fomenta la relajación muscular  y si la ciática es causada por contracciones musculares que presionan al nervio se podrá aliviar el malestar.
  • Verter un puñado de hiedra junto con otro de salvado en un tazón de agua; batir durante unos minutos para formar una masa, luego calentarlo a fuego lento durante otros diez minutos y finalmente aplicar esa mezcla con un paño de algodón sobre la zona afectada. Estacionar allí durante no más de sesenta minutos.
  • Masajear la región más afectada y causante de dolor con hojas de ortiga.

Los remedios caseros, tal como se puede apreciar, representan un sistema alternativa para quienes, o bien desconfían de los tratamientos clásicos, o bien no han obtenido los mejores resultados. De todos modos, lo ideal es combinar las prácticas del profesional con todos estos tipos que, a pesar de su gran efectividad, tampoco funcionan al ciento por ciento si no se acompañan de otros procedimientos ciertamente más localizados.

Más consejos de salud y belleza : , , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.