Salud y belleza » Enfermedades

Un famoso problema

Sin Comentarios

Por estos tiempos parece estar de moda una enfermedad que no es enfermedad, un vicio que no es vicio. Ante tantas imprecisiones llamémosle, entonces, simplemente por lo que es: adicción sexual. Durante los últimos años, muchas celebridades, y aquí estalla la cuestión mediática, se han reconocido como adictos a las relaciones sexuales. Solo basta con recordar los casos de Tiger Woods, David Duchovny, Michael Douglas, Rob Lowe, entre otros.

Pero, ¿qué es la adicción sexual? Si nos fijáramos en algunos casos puntuales, podríamos decir que  es la mejor forma de justificarse ante una infidelidad pero, claro, esto es solo un dato menor pues, según revelan especialistas, tal adicción en verdad existe: “La adicción sexual es, sencillamente, la transformación de la práctica sexual normal en algo obsesivo al punto tal que el comportamiento está fuera de control. El significado es similar al de cualquier otra adicción: todas ellas presentan los mismos patrones como la dependencia. La adicción sexual puede tomar muchas caras, desde el uso de la pornografía y la masturbación hasta repetidas relaciones sexuales, la contratación de prostitutas, el voyerismo y mucho más. En los peores casos, es decir en los más peligrosos, la adicción sexual hasta puede involucrar asedio, violación e incluso asesinato. Pero, en ese caso, la adicción se combina con otras patologías más serias” dice un especialista.

Con respecto al tratamiento, se debe controlar como cualquier otro vicio. Debe haber una receta psicológica, un proceso para intentar que el sujeto pueda dominar a voluntad sus deseos y sus búsquedas de placer sin que esto se vuelva algo nocivo para su salud. En la actualidad existen varios centros para personas con este tipo de problemas y, todos ellos, se mueven en base a los tratamientos en grupo (similar a lo que ocurre con pacientes que padecen problemas de alcoholismo, no así de drogadicción cuyas granjas se elevan como sistemas más complejos).

La hipersexualidad es una de la dependencias menos conocidas, puesto que las personas que lo padecen suelen mantenerlo oculto y disimularlo ( y de hecho, a veces la franja de lo normal con lo descontrolado se vuelve difusa al punto tal que muchos no pueden reconocerse como enfermos; algo que, si bien pasa con casi todos los adictos, aquí se potencia). Se estima que hasta el 6% de la población lo padece, y que sólo el 2% de los afectados son mujeres.

Más consejos de salud y belleza : ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.