Salud y belleza » Salud

Una enfermedad llamada dislexia

Sin Comentarios

conferencia-dislexia

En 1872 un doctor alemán llamado Rudolf Berlin describió la pérdida temporal de la capacidad de leer con un nombre: dislexia.

Con los años, el término se ha resignificado -de hecho a mutado un poco- y en la actualidad denominamos a la dislexia específicamente como “una dificultad significativa y persistente en la adquisición del lenguaje, y por tanto, con repercusiones en la escritura.”

La dislexia aparece de forma temprana y se puede detectar en nuestros niños mediante los siguientes síntomas: falta de conciencia fonológica (cuando confunde fonemas, los invierte, etc.); ausencia de memoria secuencial auditiva para recordar números, oraciones u ordenes; trances al intentar acceder al léxico para reconocer colores, dibujos o asociaciones semánticas;  dificultades en la lectura (lentitud lectora, omisiones, sustituciones, etc.), problemas para escribir (en su caligrafía o por producir inversiones o adiciones);  entre otros.

A menudo, los padres pueden confundir estos síntomas con otros que nada tienen que ver con la enfermedad. Por lo tanto, para evitar una mala evaluación, es necesario que al momento de considerar la dislexia se descarten factores que bien pueden estar supeditados a otra problemático. Esos son: defectos de visión o audición; bajo C.I. (coeficiente intelectual); perturbaciones emocionales; falta de instrucción o lesiones cerebrales.

En la actualidad, y luego de años de estudio, se han llegado a descubrir interesantes formas de “solucionar” este mal. La base de la mayoría de ellos se sustenta en un aspecto: el “sobreaprendizaje”. El paciente, pasa por un proceso en el cual, en efecto, vuelve a aprender los ejercicios de lectura y escritura pero adecuándolos al ritmo de sus posibilidad.

El tratamiento se suele dividir de acuerdo a la edad del sujeto: en el nivel denominado “infantil” será fundamental incidir de manera preventiva. Por lo tanto la clave estará el aumento de la conciencia fonológica.
Entre los 6 y los 9 años los objetivos del tratamiento serán aumentar la conciencia fonológica -oral como escrita- y mejorar la automatización de la mecánica lectora.
Y a partir de los 10 años, como está comprobado que es difícil aumentar la conciencia fonológica y la automatización de la lectura, el tratamiento se basará en buscar otras técnicas y estrategias de enseñanza que resulten útiles para el sujeto como la búsqueda de palabras clave o el subrayado.

Un dato curioso: el disléxico usa todos los sentidos para conocer su entorno y va mucho más rápido que el pensamiento de otras personas. Asíque cuando alguien te acuse por leer lento tú acúsalo por “pensar lento”.

Más consejos de salud y belleza :

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.