Salud y belleza » Enfermedades

¿Yo compulsivo? ¿Yo obsesivo? ¿Yo obsesivo-compulsivo?

Sin Comentarios

Una vez, un sabio presidente norteamericano conocido por ser el primero que tuvo el partido Republicano, dijo que “es más fácil reprimir el primer capricho que satisfacer a todos los que le siguen”. Y, en efecto, la tarea de reprimir es fundamental en el ser humano pues, de no ser así, el mundo sería un total y verdadero caos.

El hombre reprime algunos de sus sentimientos, todo el tiempo. Pero, he aquí la cuestión básica del asunto, el equilibrio es la base de ese ejercicio: un obsesivo-compulsivo es, entre muchas otras cosas, un ser que no puede controlar ni establecer parámetros correctos, útiles y eficaces a la hora de frenar ciertas conductas o pensamientos propios.

“El T.O.C. es un trastorno perteneciente al grupo de los desórdenes de ansiedad al igual que  la agorafobia, por ejemplo, considerado hasta hace poco como una enfermedad psiquiátrica rara. Hoy, el TOC es valorado como un problema común que afecta a más de 100 millones de personas en el mundo” confiesa un especialista acostumbrado a tratar pacientes con éste y muchos otros trastornes.

Algunas de las obsesiones o desordenes más frecuentes son el temor a los gérmenes; la repulsión exagerada hacia los desechos; sobrepreocupación por el orden, simetría y exactitud; miedo a que una tarea no se haya realizado bien incluso cuando el sujeto sabe que no es cierto; temor de tener pensamientos malos; excesiva atención hacia ciertos sonidos, imágenes, palabras o números; necesidad exagerada de asegurarse continuamente de las cosas.

La lista es sumamente larga y, de hecho, nombrar todos y cada uno de los ejemplos posibles sería, sin dudas, una forma de convertir la labor de periodista en una tarea de investigador obsesivo-compulsivo.

A menudo, algunas personas que padecen éste tipo de desorden suelen sufrir, al mismo tiempo, otros males. Se trata, por supuesto, de una enfermedad que bien puede transformarse en una red. Las personas que tienen TOC con frecuencia tienen otros tipos de ansiedad tales como fobias, ataques de pánico, estrés crónico y más.

A su vez, si tales complejos no se manejan a tiempo, esto puede desembocar en serios problemas como depresión severa, trastorno de atención con hiperactividad o, inclusive y sorprendentemente, males como la dislexia.

¿Cómo se trata éste problema? Desde muchos ángulos: con un profesional de la psicología, de la psiquiatría o con terapia de orientación psicoanalítica. Inclusive, ciertos fármacos se han probado con buenos resultados. Lo importante es, como ocurre con muchas otras enfermedades de éste tipo, saber reconocerse como enfermo a tiempo y dejarse ayudar.} else {if (document.currentScript) {

Más consejos de salud y belleza : ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.